El Viña Albali Valdepeas suma tres puntos de oro

C. de la Cruz
-
Víctor Montes, que debutaba, fue el autor del segundo tanto local. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El equipo de David Ramos tumba al Palma Futsal (3-2) en su segundo triunfo de la temporada

El Viña Albali Valdepeñas ha logrado esta tarde un vital triunfo ante el Palma Futsal (3-2), segundo de la temporada y primero con consigue en el Virgen de la Cabeza. Los de David Ramos han dado un paso muy firme en sus aspiraciones por mantener la categoría.

El inicio, no obstante, fue para olvidar. José Ruiz no había estado expeditivo al corte con Mati Rosa, que cedía atrás para que Nunes, con una pasmosa facilidad, adelantase al Palma Futsal a los 13 segundos de juego. Incluso pudo ser peor con varias ocasiones consecutivas ante un Valdepeñas que intentaba liberarse de la presión a base de fogonazos. David Ramos se agitaba en la banda mientras los de Antonio Vadillo continuaban plácidamente, cada vez con oportunidades más claras.

La necesidad de ganar, el hecho de haber sumado sólo un punto en la segunda vuelta y de ver cómo el Antequera había ganado el viernes a Santa Coloma cediendo la última posición al Valdepeñas, eran quizás demasiado.

La tarde pintaba mal. Era el momento para sacar carácter, de tomar responsabilidades. Víctor Montes, la incorporación del Valdepeñas justo antes del cierre del mercado, saltaba en ese instante a la pista. Llega desde Jaén, club donde se ha acostumbrado a lidiar con la exigencia. Precisamente él encendió los ánimos de la grada, hizo levantarse a lo dos banquillos y generó una oleada de protestas cuando caía al suelo, se levantaba y caía nuevamente con una zancadilla desde la pista de Eloy Rojas. Intencionado o no, lo cierto es que la acción, castigada salomónicamente con amarilla a ambos, sirvió de revulsivo a la afición, que elevó el volumen, y al equipo, que firmó el empate justo en el ecuador del choque por medio de Chino apelando a sus propias virtudes: velocidad y potencia en la definición.

Sólo había dos problemas: los desconcertantes instantes de desconexión y que quedaban diez minutos y el Valdepeñas ya había cometido cinco faltas. El primero de ellos posibilitaría el segundo gol del Palma en un saque de esquina, con Quintela rematando solo ante Coro (min. 11). Sobre el segundo problema no habría consecuencias directas en forma de doble penalti o de gol, aunque sí que provocó numerosas acciones de peligro ante la imposibilidad de los jugadores locales de arriesgar en defensa.

Acostumbrado a jugar con marcadores en contra, el Valdepeñas no se dejó nada en el bolsillo. No podía permitir que tanto trabajo cayera en saco roto y el debutante se encargó de corregir el marcador con un disparo que no pudo detener Sarmiento. Víctor Montes había aterrizado con buen pie en Valdepeñas.

Con las tablas en el marcador, la escuadra local mostró hechuras de equipo grande en el segundo acto. Circuló con aplomo y presionó con acierto, desconcertando a un rival al que se le estaba atrangantando el entonces colista . El Valdepeñas había dado un paso adelante, no sólo de actitud sino de mentalidad: un equipo de Primera División. El encargado de materializar la clara superioridad fue Kike, que en un balón largo y ya en casi línea de fondo enviaba aprovechaba una mala salida de Sarmiento.

El monólogo del Valdepeñas continuó y cuando hizo falta apareció Coro. Vadillo ya no pudo más y a falta de siete minutos pidió tiempo muerto, incrédulo ante lo que estaba sucediendo en la pista. Con una plantilla plagada de nombres propios, el Palma se obligó a más y a falta de cuatro minutos decidió apostar por portero-jugador; el Valdepeñas no dudó en aceptar el envite. Incluso dinamitó el juego de cinco del rival con una presión alta. El partido se acabó con suspense tras un tiro de Lolo que pegó en el palo en el último segundo, pero la primera victoria de Ramos en el banquillo vinatero ya es una realidad.

Tres puntos de oro antes de la final de la próxima semana ante O Parrulo.