La Administración estatal, ante una jubilación masiva

C. de la Cruz
-

Los sindicatos alertan de los graves problemas en los servicios públicos que se producirán en los próximos años por el envejecimiento de una plantilla que alcanza una media de 57 años de edad

La Administración del Estado ante una jubilación masiva - Foto: Rueda Villaverde

El plan de choque planteado por el Gobierno central no es suficiente. La mayor Oferta de Empleo Público (OEP) de los últimos diez años,  33.793 plazas en 2019 anunciadas el pasado mes de marzo, no alcanza para recuperar todos los puestos de trabajo perdidos en las administraciones públicas durante la crisis dentro de una plantilla que ha ido envejeciéndose hasta niveles alarmantes. El mensaje lo lanzan las organizaciones sindicales, que advierten que el desafío requiere de un esfuerzo mucho mayor que el mostrado hasta el momento.
En el conjunto de la Función Pública, el sector más perjudicado es el de la Administración General del Estado (AGE), con una media de edad de 57 años. El dato lo ofrece la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), que añade que en los últimos cuatro años se han producido más de un centenar de bajas hasta conformar una plantilla formada por 955 empleados públicos en la provincia de Ciudad Real, un adelgazamiento que se suma a las 38.000 bajas que se han producido a nivel nacional en los últimos siete años.
El responsable del sector de AGE de CSIF Ciudad Real, Ángel Muñoz Trapero, apunta que «irremediablemente se ha producido una merma en la calidad de los servicios públicos, que no obstante se ha conseguido suplir gracias al compromiso y veteranía de los trabajadores».
Una de las grandes razones del «maltrato» a AGE responde a que «hemos estado muchos años con tasa de reposición a cero, lo que quiere decir que no se recuperaba ninguna baja. En muchos sitios permanecen las mesas vacías como testigos de todos los empleos que se han perdido», expone Muñoz Trapero, que avanza que «el daño que se ha hecho se va a ver en el tiempo».
La tasa de reposición se situó al 100% en 2017, pero «ahora por mucho que se quiera correr no da tiempo», explica Muñoz Trapero en relación a la convocatoria de 8.102 plazas de AGE, 4.820 de ellas de ingreso libre, publicadas en el Boletín Oficial del Estado el pasado 17 de junio. No obstante, «desde 2008 no se crea empleo neto en AGE».
Otra de las reivindicaciones sindicales es que «queremos que se agilicen los procesos selectivos, porque desde que se publica la OEP hasta que se toma posesión de la plaza pasan casi dos años y mientras tanto sigue habiendo bajas». Así, hasta 2021 no habrá nuevos efectivos en AGE y continuará subiendo la media de edad de una plantilla que a la fuerza se ha acostumbrado a realizar sobreesfuerzos.
Para la responsable del sector de AGE en UGT Ciudad Real, María José Muñoz, la situación es especialmente preocupante en las «oficinas de Extranjería, donde se cuenta con muchos menos efectivos de los necesarios», y también en Instituciones Penitenciarias, donde «los trabajadores tienen una media de edad de 50 años, pudiendo pasar a segunda actividad a los 57». A ello se suma «el problema que presenta el verano con la cobertura de vacaciones, por ejemplo en los servicios en los que hay cita previa se están produciendo citaciones para varios meses después».
otros sectores. El responsable provincial de CCOO del sector de Administración General de la Comunidad Autónoma, Cele Sánchez, apunta que este ámbito regional de la Función Pública no ha sido ajeno al fenómeno del «envejecimiento de la plantilla» con una media de edad de «entre 45 y 50 años». Aunque la situación no es tan alarmante como en AGE, la «radiografía es la misma porque prácticamente no ha habido ofertas de empleo público en la totalidad de las categorías»; la plantilla de empleados públicos en la provincia de Administración General de la Comunidad Autónoma es superior a los  3.000 efectivos.
En otros ámbitos tienen sus propios problemas. Mientras que AGE apenas cuenta con interinidad, salvo de manera casi testimonial en el Servio Estatal de Empleo Público, Sanidad y Educación son dos sectores con plantillas menos envejecidas debido precisamente a los interinos que componen ambos colectivos, lo que en sí mismo es otra situación a resolver. Con todo, la Función Pública afronta un complejo rompecabezas por el tema de la edad.