Alegría y gratitud con origen saharaui

LT
-

Melchor recibe en el Ayuntamiento a los 12 niños saharauis que este verano pasarán unas vacaciones en paz en la comarca de Alcázar

Alegría y gratitud con origen saharaui

La alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor, y la concejala de Cooperación al Desarrollo, Alba Castellanos, recibieron este miércoles en el salón noble del Ayuntamiento a los 12 niños y niñas del programa Vacaciones en Paz y a sus familias de acogida. Esta iniciativa, promovida en la comarca de Alcázar por la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, lleva más de 20 años realizándose, facilitando que los pequeños disfruten de un verano diferente, con mejores condiciones de vida.
«Todos los años parece que nos cuesta conseguir familias de acogida, pero al final siempre conseguimos que los niños y niñas del Sahara vengan a Alcázar y la comarca para pasar sus vacaciones», comentó en la recepción Feli Romero, presidenta de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui. En 2019 han llegado hasta Alcázar, Villafranca y Criptana un total de 12 pequeños saharauis, cinco niñas y siete niños, que pasarán dos meses alejados de las temperaturas extremas y las malas condiciones de vida de los campamentos.
Entre los recién llegados, caras nuevas que viven esta primera experiencia con «alegría y gratitud», comenta Eva, una de las nuevas madres de acogida que, hace 20 años, fue también hermana de acogida. «Mis padres acogieron a una niñas saharaui y fue tan buena la experiencia que ahora, 20 años después, soy yo la madre de acogida», comentó. La familia de Eva ha mantenido el contacto con aquella niña que acogieron en los inicios del programa Vacaciones en Paz, ayudándole en ocasiones a mejorar su calidad de vida.
El representante del Frente Polisario en Castilla-La Mancha, Abdelahe Ahmed, se acercó también a la recepción y agradeció el apoyo que la ciudad de Alcázar presta al pueblo saharaui no sólo con el acogimiento de familias, sino también a través de los proyectos de emergencia para alimentos y medicinas y los de cooperación al desarrollo. La ciudad manchega está hermanada con la daira de Farsía, donde colabora para mejorar la educación de niños y niñas saharauis.
«Como alcaldesa es un orgullo que Alcázar de San Juan lleve más de 20 años colaborando con el proyecto Vacaciones en Paz, que inunda nuestra ciudad todos los veranos con la alegría de estos niños y niñas», manifestó Rosa Menchor, que expresó su deseo de que se sientan unos alcazareños y alcazareñas más y que la experiencia les sirva no sólo a ellos, sino a todos nosotros como colectivo, para ser más solidarios y generosos y darnos cuenta que algo tan casual como el lugar de nacimiento marca el resto de la vida». La alcaldesa entregó a los pequeños una mochila y una camiseta con la imagen de la ciudad.