scorecardresearch

"El sexo con una niña de 14 años jamás puede ser consentido"

Pilar Muñoz
-

La fiscal afirma que la falta de estudios y su cultura no exime de responsabilidad al acusado y pide 11 años de cárcel por abusos sexuales, mientras que la defensa solicita la absolución porque él creía que no era delito y ella ha dicho que consistió

El acusado, en primer término, durante el juicio celebrado en la Audiencia de Ciudad Real

«Jamás se pueden declarar consentidas unas relaciones sexuales con una menor de 14 años», ha aseverado la fiscal tras mantener la petición de once años de cárcel para un hombre de 22 al considerar acreditado el delito continuado de abusos sexuales que le imputaba. 

La fiscal ha sostenido en el juicio celebrado esta mañana en la Audiencia Provincial de Ciudad Real que ha quedado «absolutamente claro» que el acusado de iniciales D. M.M. mantuvo relaciones sexuales con la hermana menor de su mujer a sabiendas de que tenía 14 años y de que era un delito, aunque su abogado haya argumentado de forma reiterada que su cliente desconocía por completo que el Código Penal castiga actos de índole sexual con menores.

El letrado Jorge Novella  Navarro, que defiende al acusado, ha mantenido que él no sabía que era delito porque no tiene estudios (solo primarios) y por su cultura (son de etnia gitana). También ha hecho hincapié en la, a su juicio, escasa diferencia de edad, seis años, y en el grado de madurez entre el denunciado y la víctima tras asegura que era similar. Sin embargo, la fiscal ha remarcado que no había cercanía en la edad (siete años de diferencia)  ni tampoco en su desarrollo mental como alega la defensa. 

Un momento de la intervención de la fiscal del casoUn momento de la intervención de la fiscal del casoAl segundo aviso.  La menor y su madre sí se han presentado hoy al juicio. El pasado mes de abril no comparecieron ante el Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real, encargado de enjuiciar los hechos denunciados a últimos de 2018 en la comarca de Tomelloso. Al segundo aviso ambas han acudido a su cita con la Justicia y han podido declarar a través de viodeoconfencia, desde otra sala, para evitar la confrontación visual con el acusado. La menor ha atestiguado que las relaciones fueron consentidas, si bien le dijo a su cuñado que no estaba bien lo que hacían. 

El primero en declarar ha sido el procesado, que «siempre ha mantenido la misma versión: relaciones sexuales consentidas sin saber que era delito. Sabía que estaba mal porque era la hermana de su mujer, pero no creía que fuera delito», ha remachado el abogado de la defensa.

De hecho, ha basado su alegato en el mencionado desconocimiento de su cliente por su falta de estudios y por su cultura. 

El abogado Jorge Novella, durante su alegato finalEl abogado Jorge Novella, durante su alegato finalPara la fiscal, no hay error invencible alguno sobre esta cuestión: la prohibición de mantener relaciones con una menor de 14 años. Así lo ha subrayado tras aludir a dos sentencias en su fundamentación. Además, la fiscal ha añadido que la menor llegó a decírselo. En cuanto al asunto de los estudios y cultura, la acusación pública ha defendido que «por mucho que se tenga una cultura distinta y sólo estudios primarios sabía que era menor y la ley a la que todos estamos sometidos». 

Lo que está claro es que en ninguna de las relaciones sexuales existió violencia o intimidación como indican las pruebas y han declarado hoy los médicos forenses; aunque «el consentimiento de la menor estaba viciado dada su escasa edad», ha mantenido la fiscal en la exposición de sus conclusiones finales.

En el juicio no se ha discutido el consentimiento, que fue prestado por la chica, pero sí la existencia o no de un error de carácter invencible sobre la prohibición a mantener relaciones con una menor de 14 años, ha apuntado al término de la vista oral el letrado de la defensa tras recalcar que su cliente no sabía que era delito. El abogado Jorge Novella ha pedido la absolución con todos los pronunciamientos favorables en clara contraposición con lo manifestado por la fiscal y, de forma alternativa, una condena no superior a dos años de cárcel al considerar probado que existió un error invencible (su cliente no sabía que era delito). 

"El sexo con una niña de 14 años jamás puede ser consentido" - Foto: Tomás Fernández de MoyaEl letrado también ha solicitado que se aplique  la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas por el retraso en el enjuiciamiento, que no es imputable a su cliente. 

Hechos. Las relaciones sexuales denunciadas por la madre de la menor se produjeron entre los meses de septiembre y noviembre de 2018. El acusado mantuvo «relaciones sexuales completas con la hermana de su esposa cuando tenía 14 años. La menor vivía en una casa de la comarca de Tomelloso contigua a la de su hermana y el encausado «cada vez que quería tener relaciones sexuales le mandaba un mensaje a su teléfono móvil», acudiendo ella a la vivienda donde tenía relaciones con su cuñado aprovechando que su hermana no estaba.

«Pide 11 años, una pena de homicidio» El letrado Jorge Novella califica de «disparatada» la pena que pide la fiscal tras sostener que su cliente no sabía que era delito mantener relaciones sexuales con una menor de 14 años. Fueron consentidas. Así lo ha declarado también la menor. "Ni la coaccionó ni la forzó", según manifestó a los forenses, ha destacado el abogado, quien considera que "a un hombre que trabaja y es padre de dos hijos con un tercero en camino no se le puede mandar a la cárcel 11 años, una pena  equiparable a un homicidio". 

La menor no reclama la indemnización solicitada por la fiscal, 8.000 euros. Ha rehecho su vida con un primo hermano y espera un hijo. Ambos pertenecen a una cultura en la que sus miembros son precoces en las relaciones sexuales.