La riqueza del otro patrimonio del carbón

HIlario L. Muñoz
-
La riqueza del otro patrimonio del carbón - Foto: Tomás Fernández de Moya

Antonio Díez y Rodrigo Soler exponen en el Museo de la Merced los fósiles y sus estudios sobre el Carbonífero realizados en las minas de Puertollano con el objetivo de protegerlos

El Carbonífero es como se denomina a la época de la tierra que se sitúa desde hace 359 hasta los 299 millones de años. Era un tiempo en el que los grandes bosques quedaron sepultadas, dando origen a estratos de carbón. Con esta explicación basta para mostrar que Puertollano debe ser uno de los rincones donde más patrimonio de este periodo hay y a ello han dedicado parte de su tiempo libre durante los últimos años Antonio Díez, licenciado en Ciencias Geológicas por la Universidad Complutense de Madrid y especializado en Geología de Ambientes Sedimentarios, y Rodrigo Soler, doctor en Ciencias Biológicas por la misma universidad e Investigador del Museo de Ciencias Naturales de Berlín. Los dos comentaron ayer sus descubrimientos y la importancia de salvaguardar el patrimonio del que dispone Puertollano en sus minas a través de una conferencia, la primera del año, en el Museo de la Merced.
«Hemos encontrado cosas muy interesantes que creemos que deberían protegerse», comentó Díez, momentos antes de la conferencia, para apuntar que sus investigaciones comenzaron al paralizarse la extracción de carbón en las minas, unas labores que dejaron el nivel del suelo justo donde se encuentran las zonas más interesantes en lo geológico. «Viendo lo que teníamos, solo nos quedan dos minas a cielo abierto que no están del todo tapadas» y a ellas se lanzaron con los permisos de la propietaria y del Consistorio para iniciar su investigación que como primer fruto ha dado el descubrimiento de fósiles y que indican que Puertollano estaría en una zona de un estuario, un delta o una marisma, por los fósiles encontrados. «Hay niveles con restos de peces del carbonífero de hace 300 millones de años y con una diversidad de fauna acuática que había en otros puntos como América del Norte. No era mar pero era zona de transición», expuso Díez, quien recordó que a estos datos apunta la tesis de su compañero de conferencia.
Entre lo encontrado hay fósiles de especies de tiburones de hasta dos metros, que se reconocen a partir de dientes y otros elementos encontrados o esqueletos de pequeños anfibios. Lo hallado se está analizando y parte se puede contemplar tanto en museos de Puertollano como de la capital, en sus secciones de paleontología. La intención final es que la población conozca estos recursos, que haya un centro de interpretación y que se conozca el Carbonífero como una parte más del patrimonio cultural de la provincia.
 

La riqueza del otro patrimonio  del carbón  Tomás Fernández de Moya
La riqueza del otro patrimonio del carbón - Foto: Tomás Fernández de Moya