Ilusión por lo agroalimentario

HIlario L. Muñoz
-
Ilusión por lo agroalimentario

En almazaras o en bodegas los participantes de los dos grandes cursos se plantean su futuro en un sector que está al alza

Las 18 personas que completaron ayer los cursos de Obtención de Aceite y Enotecnia muestran ilusión a la hora de afrontar ahora un futuro laboral en el mundo agroalimentario, clave para la economía regional. Los 18 desempleados forman parte de un selecto grupo que ha recibido la primera iniciativa formativa de larga duración en el centro de Referencia Nacional de Vinos y Aceites desde el año 2011, puesto que hasta la fecha solo había iniciativas formativas de corta duración. Durante dos meses, 150 horas de formación para el primero y 190 horas en el segundo curso, han logrado un módulo de los tres que suelen conformar el certificado profesional de cada profesión pero que incluye los aspectos formativos claves y que demandan las empresas para trabajar en bodegas y almazaras, indicaron fuentes del centro de referencia nacional.
«El curso me ha encantado y ha estado completo para elaborar el mundo del vino, con cata, laboratorio y la verdad es que merece mucho la pena», explicó José Carlos Muñoz, uno de los alumnos de enotecnia. En su caso, su presencia se debe a su interés por reciclar su formación, tras estar «muchos años en la industria farmacéutica», busca «un sector con más posibilidades en lo regional». «Posibilidades hay todas al acabar porque Ciudad Real y Castilla-La Mancha tienen un potencial enorme en el tema del vino y del aceite», comentó, tras recoger su diploma.
En el curso de elaboración de aceites participan personas llegadas incluso de Andalucía como Hipolita Arjona, que ya tenía en mente iniciar la fabricación de aceite pero necesitaba la formación recibida en este programa formativo. «Se tocan los puntos fundamentales en la elaboración del aceite e oliva», dijo Arjona, quien recordó que hay una subvención europea para su desarrollo. «He aprendido mucho, es un campo muy amplio y apasionante con mucho que aprender», indicó, y con el recuerdo de que se imparte como un ciclo cerrado sobre el mundo del aceite, al incluir, por ejemplo, el uso de biomasa. «Yo ya me había lanzado pero alguna gente que ha participado aquí puede haberle creado la ganas de intentarlo» puesto que «cada vez hay más países consumiendo y produciendo aceite de oliva, es un sector en alza».
En el curso hubo, por ejemplo, ciudadrealeñas como María del Carmen García y Pilar López que llegan al curso con curiosidad sobre el mundo del aceite con la posibilidad de recibir una formación que es «cara» si se hace sin la subvención del centro. «Es un campo en expansión y se puede sacar mucho provecho».

Formación.

«Se ha impartido un módulo formativo que equivale a la mitad del certificado de profesionalidad que necesitaría una persona que quiera ser maestro de almazara en cualquier fábrica», explicó la profesora del curso de aceite Beatriz Maeso, quien recordó que no existe una formación reglada dirigida en exclusiva a las almazaras. En concreto en estos meses se habría impartido uno de los tres módulos e esa certificación profesional, «el más importante» y se ha enseñado a elaborar tanto aceite de oliva virgen como el refinado y el de orujo.
Por su parte, Ana Pecero, la profesora del curso de enotecnia expuso que en su curso había «químicos o biólogos» personas con titulación universitaria que ha recibido formación con catas, análisis microbiológico y químicos «con mucha práctica de análisis sensorial y estancias en el laboratorio». En este caso, la salida laboral podría estar enfocada a puestos de en bodegas. «Es formación modular por lo que se puede continuar para obtener el certificado entero, al ir completando el resto de módulos».
Hay que tener en cuenta que en esta legislatura se han realizado otras iniciativas formativas distintas a estos dos módulos enfocadas, por ejemplo, a investigar sobre el vino y el aceite o cómo se comercializa y se desarrollan los convenios laborales en estos sectores. En el futuro se plantea que el centro cuente con herramientas enfocadas para la formación online pero todavía y hasta la fecha, durante los últimos, ocho años se había desarrollado una iniciativa de este tipo de tanta importancia, para estos meses. 
 

Ilusión por lo agroalimentario
Ilusión por lo agroalimentario