El verano agudiza el déficit de transportistas de mercancías

I. Ballestero
-
El verano agudiza el déficit de transportistas de mercancías - Foto: Rueda Villaverde

La patronal se implicará formación de los futuros chóferes y reconoce que necesita ampliar las plantillas entre un 10 y un 20% de manera fija y un 40% de forma eventual

El transporte de mercancías sigue a la búsqueda de conductores profesionales. Las particularidades de la vida en la carretera ha alejado a los jóvenes de una forma de vida que durante años contado el paso del tiempo a partir de las cifras del cuentakilómetros, y las necesidades de contratación se agudizan con la llegada del verano. El responsable provincial y regional del transporte de mercancías por carretera, Carlos Marín, reconoce que en la actualidad las plantillas necesitan incrementar la presencia de chóferes entre un 10 y un 20 por ciento, y que la llegada del verano ha acentuado el déficit hasta el punto de necesitar un 40 por ciento más de profesionales del volante. El respiro que busca el sector no llega por el momento desde las autoescuelas, ya que las cifras de la Dirección General de Tráfico en cuanto a la nueva expedición de permisos de conducir de tipo C o C1 siguen siendo muy bajas, y por eso la patronal del transporte prepara un proyecto con el que acudir al Gobierno regional para tratar de atajar el problema de raíz a partir de dos líneas maestras:abrir a la mujer el mundo del volante y tratar de captar a los jóvenes desde las edades tempranas de la Formación Profesional.
«Tenemos un problema importante en el sector ante la falta de profesionales», asegura Carlos Marín, que detalla que la falta de conductores profesionales se vuelve ahora necesidad con la llegada del verano y con el repunte del transporte de mercancías que se está viviendo no sólo en la provincia sino en el conjunto del país. «Es cierto que sigue habiendo empresas que lo están pasando mal porque no han podido sacudirse aún la maldita crisis, pero también es cierto que el transporte de mercancías por carretera se está reactivando y hay más actividad, y esa reactivación hace que necesitemos conductores», explica. Esa falta de profesionales tiene su termómetro más fiable en las propias empresas, y aunque es complicado poner cifras a la globalidad del sector lo cierto es que las impresiones entre los responsables de las mercantiles son muy similares. «La necesidad existe, y en verano crece», detalla Marín, que cree que esa falta de conductores puede cifrarse «entre un 10 y un 20 por ciento de manera general, a lo largo de todo el año, para puestos de trabajo fijo, pero con el repunte de la actividad se acentúa y puede llegar en el verano al 40 por ciento». De hecho, habla de los esfuerzos que realizan algunas empresas por tratar de captar a los profesionales que ahora mismo existen, «subiendo salarios y aumentando los costes de manera importante».
La respuesta a esta llamada no llega aún desde las autoescuelas. Eso dicen las cifras de la Dirección General de Tráfico, que mantienen muy bajos los números sobre expedición de este tipo de permisos. Este año, entre los meses de enero y mayo, los computados hasta ahora por la DGT, se han expedido en la provincia doce carnés de clase Cy 11 de tipo C1, y aunque las cifras son ligeramente superiores sobre lo que fueron los primeros cinco meses del año pasado (9 y 2, respectivamente), no colman la falta de conductores. Eso pese al cambio que se produjo a finales del año pasado para adaptar las exigencias de estos permisos a las directrices europeas, dejando la edad mínima para la obtención de estos carnés en 18 años, aunque remitiendo para su obtención a un curso de capacitación profesional de 240 horas.
Por eso, la patronal se ha propuesto atajar el problema de raíz. Hay dos ejes en torno a los cuales quiere articular su respuesta frente a la falta de conductores profesionales, y éstas van encaminadas por un lado a los jóvenes, y por otro a las mujeres. Los empresarios del transporte ultiman un proyecto que presentar al Gobierno regional que incluya algunas de las medidas que, consideran, pueden reactivar la vocación por la carretera. Entre ellas, la habilitación de espacios de descanso seguros o la formación desde el principio de los futuros profesionales del volante, yendo incluso hacia la Formación Profesional para pulir los perfiles futuros. 
«Uno de nuestros objetivos es atraer a la mujer hacia un mundo que hasta ahora ha estado siempre muy masculinizado y que puede suponer un nicho importante de empleo, y sobre todo a los jóvenes, independientemente de su sexo, porque son el futuro del transporte por carretera», dijo Carlos Marín, que reconoció que las particularidades de la vida detrás del volante «hacen que quizá se haya perdido atractivo, pero es un oficio muy bonito para quienes lo conocemos». Acudir a la base de la Formación Profesional para el empleo con módulos adaptados al transporte en la carretera o el establecimiento de rutas fijas por parte de las empresas, para pautar mejor descansos y viajes, son algunas de las alternativas que se manejan, y que se deberán poner negro sobre blanco en un futuro que no puede ser muy a largo plazo. «Necesitamos conductores y los necesitamos ya», finalizó el responsable de la patronal del transporte de mercancías.