Piden 18 años de cárcel por maltrato, lesiones y aborto

Pilar Muñoz
-

Los hechos descritos por el fiscal de Violencia de Género, espeluznantes, ocurrieron entre junio de 2011 y agosto de 2012 en Pozuelo y Torralba y van a ser enjuiciados en la Audiencia de Ciudad Real el próximo 29 de enero

n hombre puede pasar 18 años en prisión por maltratar presuntamente a su mujer, causarle lesiones y obligarla a abortar. El relato de hechos que hace el fiscal delegado de Violencia de Género, Jesús Gil, basado el testimonio de la mujer y en informes periciales es espeluznante.
Los hechos que detalla en su escrito de acusación ocurrieron entre junio de 2011 y  y agosto de 2012 en las localidades ciudadrealeña de Pozuelo y Torralba donde vivió el presunto agresor y la víctima. Un año en el que acusado, según el informe provisional del fiscal, sometió a su pareja. Primero fueron las humillaciones, vejaciones, amenazas y abusos y después llegaron los golpes y en abril de 2012 la obligó a abortar cuando estaba embarazada de doce semanas del hijo en común que esperaban.   
Según el relato de hechos del fiscal, el acusado, de iniciales J. M.M.C.N.A., dedicaba a su pareja frases tan ‘floridas’ como «eres una subnormal, sólo tienes una neurona, eres una colombiana de mierda, tu familia no te quiere, cerda, provocadora, no vales para nada, vas a acabar en una cuneta». 
Luego vinieron otras amenazantes como «te voy a desfigurar la cara para que nadie te quiera» tras decirle que sí lo dejaba le diría a sus padres que estaba «metida en vicios». Por si fuera poco, según recoge el informe provisional del fiscal, el encausado «le metía la cabeza en el agua, la rociaba con gasolina y le decía que iba a prender fuego». También, le ponía bolsas de plástico por la cabeza hasta casi perder el conocimiento o se caía al suelo por la falta de oxígeno. Igualmente, «le ponía un cuchillo en la garganta; le propinaba puñetazos, patadas, bofetadas, mordiscos, empujones y la agarraba del cuello, llegando en una ocasión a quemarle en la pierna con un puro que estaba fumando». Otra vez le metió la cabeza en un pozo para asustarla, cerrando ésta los ojos, diciéndole el acusado: «Ábrelos, hija de puta, para que aprendas».
El fiscal también le acusa de pegarle a su pareja dos palizas, por las que acabó en el hospital. De todas estas acusaciones responderá el encausado el próximo 29, ante el Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. El fiscal pide que se le imponga una condena de 18 años de cárcel por maltrato habitual, lesiones, delito de aborto y maltrato familiar.