Bus sin ruido, sin gases y con recarga del móvil

Hilario L. Muñoz
-
. - Foto: Tomas Fernandez de Moya

Los tres nuevos vehículos a Gas Natural comienzan a circular por la ciudad en las líneas 1A, 2 y 4. Se trata de un espacio más amplio, con solo una puerta y 19 asientos

Una franja blanca en el techo y el lema ‘Bus propulsado a gas’ es el aspecto visual externo que marca los tres nuevos autobuses que, mes y medio después del anuncio de su puesta en funcionamiento, han comenzado a circular por Ciudad Real. Ha sido un tiempo de adaptación de tres vehículos, financiados con fondos europeos y adquiridos por el Ayuntamiento, que ayer por la mañana circularon por las líneas 1A, 2 y 4 y por la tarde lo hicieron solo dos en las líneas 1A y 2. Por lo tanto, montarse en uno de ellos es casi cuestión de suerte, ya que ayer, por ejemplo, en la línea 2, la que va de la estación del AVE al Hospital General, pasando por el centro de Ciudad Real, había cinco vehículos, cuatro antiguos y uno verde.
Más allá de la imagen visual del exterior las diferencias se encuentran en el interior. Sin olores de humo y con un espacio diáfano en el que resulta cómodo estar de pie, por la cantidad de agarraderas. Solo tienen una puerta de salida en la zona central, donde además hay espacio para dejar carritos. También está lleno de pegatinas en los asientos más cercanos a la puerta con el símbolo de reservado para las personas de mayor edad. Al final, donde hay una larga bancada y dos asientos enfrentados en los laterales, hay cuatro enchufes USB para cargar el móvil, mientras se recorre en autobús Ciudad Real.
«Los vehículos se portan muy bien y es un lujo», expuso el conductor de uno de esos tres vehículos. «No tener ruido ni contaminación acústica, visual u olfato es mejor para la salud de los viajeros», dijo, con el recuerdo de que no se trata solo de estética sino de que estos vehículos con una carga de gas natural tienen una autonomía para circular día y medio por Ciudad Real con cero emisiones de CO2. Antes de abrirse las puertas, quienes ayer esperaban en el autobús en la calle señalaban que «venía el nuevo». De hecho, hubo quien se saltó la parada para seguir el trayecto y ver el funcionamiento.
«En realidad aunque los autobuses son un transporte para todas las personas, coches de bebé o personas mayores deben tener la preferencia», explicó Juana Fernández, una de las viajeras ayer, mientras señalaba uno a uno los carteles en los asientos. «A mí me gusta es la primera vez que me he subido», dijo. A su lado, otra viajera, ponía la primera pega: «Me parece muy grande para los pocos asientos que hay». De hecho, en concreto estos nuevos vehículos solo tienen 19 asientos. «Es más cómodo que los otros viejos», indicó, por su parte, Alejandro Blasco, quien antes de sentarse preguntó al conductor si ya se habían cambiado todos los autobuses. «A ver si vienen más» dijo al conocer que solo había tres vehículos.