El Cristo del Perdón de Ruiz Montes, en la Virgen de Gracia

D. R.
-
Talla del Cristo del Perdón, obra del imaginero malagueño José María Ruiz Montes, en la parroquia de la Virgen de Gracia. - Foto: D. R.

El afamado imaginero andaluz ha elaborado esta talla en madera de cedro policromada, que el próximo miércoles será bendecida.

El prestigioso imaginero malagueño José María Ruiz Montes acaba de hacer entrega a la parroquia de Nuestra Señora de Gracia de Puertollano, patrona de la ciudad industrial, de la imagen de un nuevo cristo crucificado salido de su taller. La imagen tiene la advocación de Cristo del Perdón, para que actúe como intercesora entre los fieles y Dios, y estará situada junto al confesionario de la capilla penitencial de esta parroquia. El miércoles de la próxima semana tendrá lugar la presentación y bendición de esta talla, elaborada en madera de cedro policromada.
Como explicó -en declaraciones a este diario- el párroco de la Virgen de Gracia, Pedro Crespo, la imagen del Cristo del Perdón llegó este martes a Puertollano a través de una empresa de transporte especializada en arte religioso, estando presente el propio autor, que además ha ideado un pie especial para colocar la talla sin que ésta tenga que colgar de ningún sitio y parezca que la cruz está suspendida en el aire. Por su parte, la presentación y bendición tendrán lugar a las 20.30 horas del próximo día 10, en un acto que incluirá una eucaristía y en el que se recitarán poesías, finalizando con el concierto que ofrecerá la Coral Polifónica Santísima Trinidad, procedente de la vecina localidad de Torralba de Calatrava.
El párroco de la Virgen de Gracia señaló que el contrato para la elaboración de esta talla se firmó en septiembre de 2015, viniendo hasta la ciudad industrial el propio imaginero para hacerse una idea del lugar donde se ubicaría. Desde entonces, casi cuatro años de trabajo han dado lugar a esta taller cuya cruz mide cuatro metros de largo por 1,95 metros del cristo, que tiene los dos pies en la cruz en lugar de estar cruzados y con la cabeza ligeramente ladeada mira hacia arriba «hacia el cielo, pidiendo a Dios padre que nos perdone», como indicó Crespo, quien añadió que «lo que más destaca de la talla es la cara, pero sobre todo los ojos, que expresan un romper a llorar de sufrimiento y una plegaria Dios pidiendo que perdone».
El sacerdote detalló que la idea de la talla de un cristo para su parroquia vino al considerar que «a la Virgen le hacía falta como complemento un cristo, algo que siempre he tenido en mente», de ahí que buscando por internet se encontró con el Cristo de la Misericordia de Ruiz Montes «y me dio un vuelco el corazón». Tras las gestiones llevadas a cabo, el Cristo del Perdón es ya una realidad y el párroco de la Virgen de Gracia valora el trabajo del imaginero, que está considerado como uno de los mejores a nivel mundial del panorama actual, habiendo trabajado incluso para la Embajada española en El Vaticano.