Las otras víctimas del maltrato

SPC
-

La violencia contra los ancianos es un hecho silencioso que se produce cada vez con mayor frecuencia en España; la mayoría de casos proviene de entornos de confianza de los agredidos

Las otras víctimas del maltrato - Foto: TommL

El maltrato a las personas mayores «es una realidad en España» más frecuente de lo que reflejan las estadísticas, según agrupaciones de mayores, que advierten de que, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el mundo entre el 4 y el 6 por ciento de este colectivo sufre malos tratos, se trata de una realidad «subestimada y silenciosa» porque tan solo se notifica a las Fuerzas de Seguridad uno de cada 24 casos. 
Aunque hay casos flagrantes que acaban saltando a los medios, como el suceso de hace unos meses en la residencia Los Nogales en Madrid, investigada por vejaciones a internos, existen otros muchos que no llegan a la opinión pública precisamente por la ausencia de denuncias. 
La Confederación Española de Organizaciones de Mayores (Ceoma) subraya que el silencio de las víctimas puede estar motivado por sentimientos contradictorios, ya que en la mayoría de las ocasiones el maltrato se produce en un entorno de confianza. También el miedo a las represalias, el aislamiento social, la falta de conciencia o el deterioro cognitivo del afectado son causantes de este mutismo. 
«Desgraciadamente, estos hechos tienen lugar con mucha frecuencia y se presentan en diferentes formas: maltrato económico, físico, psicológico o emocional, sexual, negligencia y abandono, entre otras vulneraciones de derechos», sostiene esta organización. 
En un reciente comunicado, con motivo del caso de Los Nogales, la Fundación Pilares, Help Age International, Grandes Amigos y Matia Fundazioa indicaban que estas prácticas hacia personas mayores en España es «una realidad», que se produce en «cientos de residencias», pero también en los hogares. 
«Los maltratadores son personas cercanas a la víctima. La sociedad vive de espaldas a esta realidad. La identificación de un solo caso debe ser motivo de alarma y exige una intervención», alertan estas entidades.
 Existen grupos de trabajo sobre envejecimiento integrado por especialistas que advierten que entre las formas «sutiles» de maltrato más frecuentes destaca la administración abusiva de medicamentos para que el mayor se mueva menos o para estimularle si está adormilado. 
Además, una de sus miembros apunta que «cada día» descubren una forma de abuso nueva y avisa de que el maltrato «no es solo lo que se puede percibir desde fuera, sino que incluye todo lo que hace sentir mal a la víctima». 
«Se manipula mucho a los mayores y se les infantiliza en el trato, pero hay una aceptación y no hay una denuncia por parte de los afectados», destaca este grupo de expertos que apunta que los allegados o familiares legitiman a quien se encarga de los cuidados y confían en estas personas la administración de la medicación. 
Por todo ello, piden más sensibilización, formación, investigación y prevención, así como un abordaje interdisciplinar para lograr un buen trato a este colectivo. 
En esta línea, la Fundación Edad&Vida subraya la importancia de blindar los derechos de los mayores y fomentar el buen trato hacia ellos mediante campañas de sensibilización dirigidas a la sociedad, pero también a las Administraciones y empresas. «El buen trato es un derecho en todas las etapas de la vida sin ser una excepción en la tercera edad», sostienen.