La economía digital impulsa el pluriempleo de los autónomos

SPC
-

El auge de las nuevas tecnologías lleva a lanzarse al emprendimiento cada vez a más personas, que encuentran en plataformas de alquiler y contenidos multimedia unos ingresos adicionales

La economía digital impulsa el pluriempleo de los autónomos

La era de las nuevas tecnologías que impera en la actualidad es una realidad que no solo marca la vida cotidiana de los ciudadanos, sino también la laboral. Tanto es así que el auge de la economía digital y las redes sociales llevan cada vez a más personas a lanzarse al emprendimiento como autónomos, encontrando en las plataformas colaborativas de alquiler vacacional y en los contenidos multimedia unos ingresos adicionales a sus empleos.
Hoy en día, 121.652 trabajadores por cuenta ajena están dados de alta también en el régimen de autónomos, cifra que se ha incrementado un 43% desde que comenzó la recuperación financiera en España, duplicándose en algunos campos que se alejan de las hasta ahora tradicionales en el mundo de la pluriactividad.
En los últimos cinco años, los mayores incrementos se han contabilizado en el sector inmobiliario; en los servicios artísticos y de entretenimiento; y en la información y comunicaciones; según los últimos datos proporcionados por la federación de autónomos ATA relativos al cierre de 2018.
Desde 2013, la pluriactividad de los asalariados en el campo inmobiliaria ha crecido un 106,1% al calor de plataformas digitales como Airbnb, con las que ha surgido la figura del autónomo que gestiona a comisión los alquileres a varios propietarios anunciados en la web.
La siguiente labor que más ha despuntado desde el fin de la crisis ha sido la de actividades artísticas y de entretenimiento, un sector en el que cotizan los youtubers, instagramers e influencers en general, con un incremento del 89,3%, según explica la vicepresidenta de ATA, Celia Ferrero.
Estas personas publican en sus redes sociales (Twitter, Instagram, Pinterest...), hacen contenidos para su web o blog, o vídeos para su canal de Youtube y son patrocinadas por marcas para que promocionen sus productos o reciben ingresos en función de las visitas que generan en sus cuentas.
En tercera posición estarían las actividades relacionadas con la información y comunicaciones, con un alza del 89,1%, en la que se encuentran también muchos profesionales de este sector que han encontrado una fuente de ingresos adicional en la creación de un blog o en la gestión redes sociales.
No obstante, Ferrero considera que en este campo ha sido siempre habitual completar el salario por cuenta ajena con colaboraciones en otros medios como autónomos, aunque también ha detectado una utilización de esta pluriactividad como empleo sumergido, con la aparición del falso autónomo parcial. Se trata de empleados a los que les reducen su jornada laboral y se ven obligados a completarla como colaboradores, ya sea en el mismo medio (ilegal) o en otros.
 

Principales casos. De las 121.652 personas que son empleadas y autónomas en la actualidad, la mayor parte se concentra en actividades más tradicionales, como el comercio; las profesionales, científicas y técnicas; y la agricultura. El segundo grupo suma 17.635 integrantes, algo habitual, por ejemplo, entre asalariados en una universidad privada o centro de negocio que se dedican a ratos a trabajos de consultoría o escribir libros.
En el caso del comercio (18.145 personas), el perfil responde más a alguien que minimiza el riesgo del emprendimiento, manteniendo su trabajo en una oficina mientras monta un pequeño negocio.
La ley señala que para un empleado es obligatorio cotizar también en el régimen para trabajadores autónomos (RETA) si realiza de forma habitual una actividad económica a título lucrativo.
La jurisprudencia indica que hay «habitualidad» si los ingresos generados por cuenta propia superan el SMI anual (12.600 euros), «pero no es el único criterio», afirma Ferrero, ya que la Inspección de Trabajo considera que la hay si, por ejemplo, una persona abre cada día un pequeño comercio.
Por su parte, la presidenta del sindicato de Inspectores de Trabajo, Ana Ercoreca, mantiene que es muy sencillo detectar si se está ganando dinero con una actividad por cuenta propia. «Internet no es un agujero que lo permite todo», asevera, por lo que «si vendes un producto o servicio» hay que estar dado de alta como autónomo, además de tributar esos ingresos.