La región pone casi la mitad de los humedales de España

J.A.J.
-

El Gobierno central ya ha incluido en el Inventario Español de Zonas Humedas 285 espacios de este tipo propuestos por la Junta. Con ello, el Inventario pasa de reflejar 320 zonas a 658

La región pone casi la mitad de los humedales de España - Foto: Reyes MartÁ­nez

Ya está asumida la importancia que tienen los humedales dentro del patrimonio natural que debe ser protegido dentro de Castilla-La Mancha. Y esa importancia no sólo es una cuestión autonómica, sino que también tiene relevancia en el conjunto de España. Esto es así por la inclusión dentro del Inventario Español de Zonas Húmedas de 285 humedales de la región, a propuesta de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente. Esto ha elevado el total de humedales inventariados en este país de 320 a 658, con casi la mitad enclavados en la región castellano-manchega. 
Los humedales castellano-manchegos suponen un 43,31 por ciento de este inventario. Van detrás por número Andalucía, con 117 humedales registrados; Murcia (la otra región que ha emprendido recientemente la incorporación de zonas  a este listado), con 58; Asturias, con 53;  La Rioja, con 49; Comunidad Valenciana, con 48; País Vasco, con 30; y Madrid, con 23. Quedan por informar de su listado de humedales Cantabria, Castilla y León, Aragón, Galicia, Cataluña, Baleares y Canarias.
El reconocimiento de estos humedales en el listado estatal ha adquirido carta de naturaleza a través de cinco resoluciones, una por provincia, publicadas por la Dirección General de Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica en el Boletín Oficial del Estado el pasado mes de febrero. En concreto, se recogen  86 humedales de Ciudad Real, 64 de Toledo, 59 de Albacete, 44 de Guadalajara y 34 de Cuenca. Estas resoluciones han sido aprobadas previa notificación a las confederaciones hidrográficas en las que se encuentran incluidas.
Importante empujón para un inventario retrasado. La creación de este Inventario Español de Zonas Húmedas viene marcada por un Real Decreto de 2004 y la Ley de Biodiversidad del Estado de 2007. La inclusión de un humedal en este listado no supone de por sí un aumento de la protección medioambiental de estas zonas naturales, ya de por sí protegidas con figuras legales como Lugar de Interés Comunitario (LIC), Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) u otras incluidas en la directiva de la UE que regula la llamada ‘Red Natura 2000’ de espacios naturales protegidos en el conjunto europeo. Sin embargo, tiene relevancia ya que supone un nuevo seguimiento administrativo sobre estas zonas al recoger «la distribución, abundancia, estado de conservación y la utilización, así como cualquier otra información que se considere necesaria» de las mismas. El Inventario de Zonas Humedas se incluye  dentro del Inventario Español del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, junto con otros listados de trascendencia medioambiental como el Catálogo Español de Especies Silvestres Amenazadas o el de  Hábitats en Peligro de Desaparición.
La decisión castellano-manchega supone un importante empujón para este Inventario de Humedales. En el último Informe Anual sobre el Estado del Patrimonio Natural y la Biodiversidad en España, elaborado por el Ministerio para la Transición Ecológica, se reconoce que el inventario  «tiene un desarrollo poco ágil, ya que las inclu-siones de nuevos sitios en el mismo deben ser obligatoriamente solicitadas por las comunidades autónomas  correspondientes,  que  igualmente  proporcionan  una parte importante de la información técnica y cartográfica necesaria para ello».
En otro estudio vinculado al anterior, que hace seguimiento del Plan Estratégido del Patrimonio Natural, se señala que el Inventario Español de Zonas Húmedas «debería  ser  revisado y actualizado cada cinco años, algo que no se cumple. «El  Inventario  Español  de  Zonas  Húmedas  se  sigue  desarrollando,  aunque  con  bastante  lentitud», continúa el estudio. Y se precisa que «la  escasa  cooperación  interadministrativa  en  este  ámbito supone un retraso» tanto en la ejecución de objetivos de conservación de los humedales  españoles previstos en el Plan Estratégido del Patrimonio Natural, como en la aplicación del Convenio Ramsar en este país.  El Convenio Ramsar es un pacto internacional que obliga a sus 106 países signatarios, España incluida, a conservar sus humedales por la vía de darles un «uso racional» para garantizar su sostenibilidad en el futuro.
Un ecosistema fundamental. Según recoge el Plan de Conservación de Humedales regional, Castilla-La Mancha alberga en su territorio un nutrido grupo de humedales de variada tipología y alto valor ambiental. Los humedales constituyen uno de los ecosistemas más productivos y de mayor valor, que proporcionan al conjunto de la sociedad múltiples bienes y servicios, que tradicionalmente no han sido tomados en cuenta por el ser humano. Ello ha conducido a que estos lugares hayan sufrido un proceso de regresión, acelerado por la actividad humana en los sectores agrícola e industrial, principalmente. «Por lo tanto, y necesariamente, se requiere un esfuerzo especial de diálogo y de integración de la conservación en el quehacer habitual de tales sectores», se señala en el Plan.
Los estudios realizados en la región sobre humedales ponen de manifiesto la existencia en la región de al menos 400 humedales, de los que 285 han sido los elegidos para pasar al Inventario Español. Estos son de tipologías muy diversas: lagunas de origen volcánico (Campo de Calatrava), lagunas asociadas a sistemas fluviales sobre llanuras de inundación (Laguna del Taray y Tablas de Daimiel), lagunas asociadas a formaciones de origen kárstico como las Lagunas de Ruidera, humedales estacionales salinos y salinas interiores, entre otras variedades.