Farmacéuticos se apuntan al sistema personal de dosificación

HIlario L. Muñoz
-

El Colegio lanza nuevas ediciones de sus cursos y cuenta con un centenar de oficinas que quiere aprender el empleo cómo mejorar la adherencia de los pacientes a sus tratamientos

Farmacéuticos se apuntan al sistema personal de dosificación - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Aproximadamente un centenar de las 311 farmacias que hay en la provincia han mostrado interés o ya han participado en los cursos para implantar en sus oficinas un sistema personal de dosificación (SPD). El Colegio de Farmacéuticos realiza esta formación, a través de su formadora colegial, Blanca Suárez, quien lleva un curso realizado, está acreditando farmacias y tiene previsto celebrar nuevas en estos días de inicio del verano y durante el otoño. De hecho se habilitarán aproximadamente unos 200 profesionales a lo largo de toda la provincia, pertenecientes a ese centenar de centros.
Se trata, recordó Suárez, de implantar estos sistemas de «forma protocolizada» como un servicio más y en el que el Colegio da su sello de calidad al lograr la adherencia al tratamiento. Esto implica que «los pacientes tomen la medicación prescrita y de la manera que el médico quiere», algo clave en pacientes polimedicados o de larga duración, donde la Organización Mundial de la Salud recuerda se incumple más estos tratamientos. «El SPD aporta que haya una revisión de la medicación, le da las condiciones que tiene que estar y ofrece una revisión de ante cualquier anomalía».  Hay que tener en cuenta que estos sistemas implican por ejemplo que un paciente tenga distribuidos por días de la semana su medicación y llevar un control sobre en qué momento debe regresar a la farmacia.
Suárez recordó que los porcentajes de falta de adherencia van en aumento debido a factores como la edad de las personas, con una población cada vez más mayor es más fácil el olvido y que haya una pluripatología que haga que tenga que tomar varios medicamentos en varios momentos y de forma crónica. «Si toma mucha medicación es muy fácil que se equivoque y el sistema personal de dosificación entra ahí en el sentido de que se prepara la medicación de un paciente y por un profesional que está capacitado especialmente para eso», dijo la formadora colegial.
El Colegio de Farmacéuticos de Ciudad Real realiza una labor añadida a la formación ya que «verifica que la formación que se ha recibido tal cual y verificando y garantizando que se cumplen los protocolos y que el servicio se hace en las mejores condiciones», apuntó. En este sentido, las farmacias adscritas a este servicio contarán con un sello en sus instalaciones que identifique estas instalaciones. Los pacientes pueden solicitar estos sistemas en aquellas oficinas que cuenten con estos distintivos o bien el farmacéutico se lo podrá ofrecer y si puede beneficiarse y preguntar en su farmacia.
«El colegio propone una manera de hacer las cosas y a la gente le interesa esa forma de hacer», indicó el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Francisco Izquierdo. El presidente recordó que los sistemas personales de dosificación se fundamenten en un decreto que marca unas 10 horas de formación pero que el colegio duplica o triplica al ofrecérsela a sus colegiados. El presidente remarcó la importancia de que Ciudad Real cuente con un centenar de farmacias con estos sistemas que faciliten a los pacientes el uso de sus medicamentos y el seguimiento de los tratamientos.