Jueces piden acabar con la duplicidad sanitaria en cárceles

Pilar Muñoz
-
Jueces piden acabar con la duplicidad sanitaria en cárceles - Foto: Rueda Villaverde

Magistrados de Vigilancia Penitenciaria de toda España se reúnen por primera vez en la capital y abordan cuestiones como la prisión permanente revisable, aunque «es una medida a largo plazo»

Casi una treintena de magistrados de Vigilancia Penitenciaria de toda España se han citado por primera vez en Ciudad Real y el resultado ha sido «muy bueno» por las conclusiones extraídas que se van a redactar y plasmar en un documento para que se tengan en cuentan, ha explicado a La Tribuna el magistrado del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla-La Mancha, Antonio Moreno de la Santa Limia, con sede en los Juzgados de Ciudad Real y que tiene bajo su jurisdicción las cárceles de Herrera de La Mancha, Alcázar y Albacete.
Moreno de la Santa ha dirigido un seminario en el que se han tratado la situación de las mujeres en la cárceles, una perspectiva de género sobre su acceso a los beneficios penitenciarios; el estado de presos discapacitados o enfermos mentales; los trabajos en beneficio de la comunidad; la libertad condicional, sanciones; la sanidad en las cárceles y la prisión permanente revisable.
A juicio del magistrado Moreno de la Santa, España ha ido al revés que Europa, ya que «mientras en muchas legislaciones se ha ido a menos, de pena de muerte a cadena perpetua, prisión permanente revisable ...; en España se ha hecho a la inversa» y ni siquiera se adoptó esta medida en tiempos de ETA, en los años de plomo del terrorismo etarra, subraya el titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla- La Mancha.
Además, remarca, «es una medida a largo plazo», van a pasar muchos años hasta que se pueda ejecutar porque ha de cumplirse la pena, es decir los años de cárcel que en estos casos puede ser de hasta cerca de 30 años.
El magistrado está convencido de que esta medida se ha adoptado por «la alarma social que generan algunos casos específicos en los que más de un medio de comunicación, sobre todo televisivos, hacen mucha sangre» buscando audiencia.
Moreno de la Santa recuerda que en España hay diez sentenciados a prisión permanante revisable, uno de ellos en Castilla-La Mancha, concretamente en Cuenca (el asesino múltiple de Pioz). No obstante, la prisión permanente revisable depende de lo que diga la sentencia, esto es, hay un plazo y cada cierto tiempo se revisa el caso.
En la jornada de estudio y debate celebrada en Ciudad Real la semana que acaba de finalizar, los jueces «hemos aprendido mucho» con la ponencia impartida por Cristina Rodríguez, profesora de Derecho Penal de la Universidad de Castilla-La Mancha, ya que «clarificó las cosas», destacó el magistrado Moreno de la Santa.
Aparte de la prisión permanente revisable, que no es una cuestión que hoy genere problemas de aplicación por lo explicado, los jueces de Vigilancia Penitenciaria abordaron asuntos que sí están generando problemas como la sanidad en las cárceles por la falta de facultativos.
España es el único país de Europa en el que hay dos sanidades, la pública y la penitenciaria, apuntaron los magistrados. Según Moreno de la Santa, este hecho acarrea problemas desde el punto de vista funcional, aparte de la falta de médicos para cubrir las vacantes.
Un médico que trabaja en los centros penitenciarios cobra una media de 1.000 o 1.200 euros menos que otro que está en el sistema público de Salud. «Algunas comunidades como el País Vasco han asumido esta competencia y son los médicos del sistema público de salud los que pasan consulta en los centros penitenciarios», señala el magistrado del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla- La Mancha. Según la infomación que maneja, se convocaron más de 90 plazas, se presentaron nueve y aprobaron siete.
En esta misma línea, dice que en las jornadas también se ha hecho hincapié en la situación de los presos discapacitados o con problemas de salud mental. Según los magistrados, tienen que salir del ámbito penitenciario, deberían estar en centros especiales.
Dentro de este capítulo, también se puso de manifiesto la situación de la cárcel de Alcázar de San Juan, que se ha convertido en un ‘geriátrico’ al ser la mayoría de los presos de edades que oscilan entre los 60 y más de 90 años. Muchos cumplen condena por violencia de género.
En la jornada han intervenido jueces y jurístas expertos en Derecho Penitenciario, pero también ha estado la Guardia Civil.  El agente que participó en la puesta en común habló de los problemas que se plantean en las conducciones (traslados de presos al hospital, juzgados, Audiencia Provincia ...) porque los autobuses están «obsoletos», entre otras cosas. En este sentido, Moreno de la Santa señaló que hay que intentar que los traslados sean los mínimos y lo más racionales posibles.
Otro asunto de interés tratado por los magistrados de Vigilancia Penitenciaria de España fue el relativo a los nuevos baremos del Pode Judicial, ya que buena parte del trabajo que realizan no está baremado.
Del mismo modo, desde Ciudad Real han pedido una legislación penitenciaria específica tras defender la labor que hacen y destacar que el Derecho Penitenciario «se ha humanizado».
El magistrado Moreno de la Santa asegura que «hemos aprendido mucho y la gente se ha ido muy contenta de Ciudad Real. Han probado las exquisiteces de la tierra, han estado en Almagro. Y ha sido muy satisfatorio haber recibido en Ciudad Real a los magistrados de Vigilancia Penitenciaria de casi toda España (Madrid, Barcelona, León, Valladolid, Salamanca, Sevilla. Málaga, Valencia, Castellón ...) y a tanta gente experta en la materia».