Contra la asignatura Educación para la igualdad

La Tribuna
-
De izquierda a derecha, Juan Manuel García, Francisco Manuel Torres y Pablo Rodríguez

La plataforma Libres para educar, formada por padres, docentes y miembros de la Diócesis de Ciudad Real, pide el fin de esta materia en los centros educativos por su "feminismo radical"

La plataforma Libres para educar, integrada por padres, docentes y miembros de la Diócesis de Ciudad Real, ha mostrado su preocupación por la asignatura Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad, la cual se encuentra en proceso de pruebas en el actual curso lectivo. El delegado diocesano de Enseñanza, Pablo Rodríguez, ha expresado que "hay contenidos que están en contra y no son conformes a la asignatura de Religión", al mismo tiempo que detallaba que entre esos contenidos está que "todo se observa desde el punto de vista del feminismo radical, no se tiene en cuenta al hombre y hay que abogar por la igualdad", al mismo tiempo que reclamaba "una ideología de género válida para todas las familias y centros". 
Sobre la postura de esta plataforma ante los paros convocados el próximo 8M con motivo del Día Internacional de la Mujer, el delegado de Enseñanza mantenía que "cada uno debe hacer lo que desee desde la libertad, pero que piense por el bien de todos". 
Acabar con Educación para la igualdad no es el "fin último" de Libres para educar, pero sí que exhorta en su manifiesto a "evitar esta grave vulneración de la libertad de enseñanza y de otros derechos constitucionales". Así, Rodríguez aboga como objetivo "informar a los padres qué educación quieren para sus hijos y es que a los padres no se les tiene en cuenta". 
El delegado diocesano de Pastoral Familiar, Francisco Manuel Torres, expresó que la campaña se articula en cinco ejes: "Libertad de educación, para elegir el modelo educativo, para cursar la asignatura de Religión, para educar en la moral y libertad de participación". Por su parte, el delegado diocesano de Apostolado Seglar, Juan Manuel García, subrayó, dentro del manifiesto de está plataforma, que "los poderes públicos no tienen potestad para imponer un determinado modelo antropológico y ético", al mismo tiempo que pedía "a la administración educativa que modifique el contenido de la nueva asignatura".
Según se explicó desde la plataforma, Educación para la igualdad se imparte actualmente en entre 8 y 10 centros educativos de la provincia a modo de prueba para estudiar su implantación definitiva el próximo curso escolar.