El Mundial será cosa de hermanos

Mario Reinoso del Real (EFE)
-

Seis parejas de hermanos coincidirán en China en media docena de selecciones, confirmando una tendencia que va a más en las últimas competiciones internacionales de baloncesto

Los jugadores de la selección española de baloncesto, los hermanos Juancho (i) y Willy (d) Hernangómez - Foto: Víctor Lerena

Los enfrentamientos fraternales son un clásico del baloncesto pero esto no será un problema en China. El Mundial acoge a seis selecciones que tienen en plantilla a jugadores que comparten apellido y lazos familiares; si bien es cierto que el número de hermanos podría haber sido superior pero se frustró por lesiones o descartes de última hora.
Entre ellos, destacan por su condición de estrellas de la NBA los Antetokounmpo -Giannis y Thanasis-, integrantes de una lista de la selección griega de la que se cayó en el último corte el más pequeño de la familia, Kostas.

 


A partir de la próxima temporada, Thanasis también coincidirá en el mismo equipo, los Milwaukee Bucks, con la gran figura del club de Wisconsin, su hermano Giannis, elegido este año mejor jugador (MVP) de la Liga estadounidense.
No es el único caso en el que ambos hermanos militan en la NBA. Con la selección española viajan Willy y Juancho Hernangómez, que ya compartieron vestuario en el Eurobasket de 2017 y militan en los Charlotte Hornets y Denver Nuggets, respectivamente. Un dato curioso, ambos hermanos llevarán diferentes apellidos en el Mundial de China. Willy llevará el apellido Geuer, haciendo homenaje al apellido de su madre, mientas que Juancho mantendrá Hernangómez.

 


Buscarán repetir el mismo hito que lograron otros hermanos de su misma nacionalidad, los Gasol, quienes se alzaron con el oro en el Mundial de Japón 2006, aunque en esta ocasión no se volverá a dar la coincidencia por la lesión de Pau, que deja a Marc como líder del equipo que entrena Sergio Scariolo.
Unos clásicos que no podían faltar a la cita mundialista son los nigerianos Aminu, con el NBA y alero Al-Farouq -que este verano ha firmado por los Orlando Magic- y el pívot Alade, que la última temporada jugó en el Hapoel Tel Aviv israelí.
Al igual que los hermanos Vargas de Venezuela, con Super Ratón Gregory, que militó durante una temporada en el Montakit Fuenlabrada español y el Grillito José, dos fijos de la selección Vinotinto que entrena el argentino Fernando Duró.

 


Canadá será otro de los países con dos hermanos en su plantilla. En su caso se trata de los Scrubb, con el base Philip, recién fichado por el Movistar Estudiantes, y el alero Thomas, que también ha cambiado de aires este mercado, marchándose al Estrasburgo francés.
Y el último ejemplo se dará en Nueva Zelanda, que tendrá entre sus seleccionados a los bases Corey y Tai Webster. Ambos ya coincidieron en el Mundial de España de 2014, en el que el combinado neozelandés cayó en octavos contra Lituania.
La lista podría haber sido mucho más extensa. Italia preseleccionó a Luca y Michele Vitali, pero el segundo de ellos no entró en la lista definitiva del seleccionador Romeo Sacchetti.
Al igual ocurrió con Polonia, que convocó a Mateusz Ponitka mientras que su hermano Marcel no entró entre los doce elegidos.
En citas recientes fueron famosos otros hermanos que defendieron los colores de su país, como los franceses Florent y Mickael Pietrus, los lituanos Ksistof y Darjus Lavrinovic o los eslovenos Goran y Zoran Dragic.