Causas confesable, asuntos de familia

Pilar Muñoz
-

Custodia de hijos, divorcios, separaciones, atropellos ... son el móvilque han desencadenado las guerras entre clanes con sangre, con 'ruina

Causas confesable, asuntos de familia - Foto: Rueda Villaverde

Custodias de los hijos, divorcios, separaciones, atropellos... Estas son las causas que han originado enfrentamientos entre clanes rivales, la mayoría con sangre, con ‘ruina’. Son las causas confesables, asuntos de familia. Otra cosa es el trasfondo. La ley del silencio impera en estas familias que se caracterizan por resolver sus problemas a su manera, muchas veces a tiros.

No les gusta la intervención de policías o jueces a juzgar por hechos protagonizados tras pasar por un juzgado o salir de un juicio.

El 31 de marzo, Cádiz y Torres se liaron a golpes, y uno de ellos sacó un arma blanca y asestó una puñalada a un miembro rival. No les frenó estar en las puertas de los Juzgados de Ciudad Real. Un detenido juzgado por amenazas fue en este caso el detonante de la reyerta entre los dos conocidos clanes con el resultado de cuatro heridos, uno por arma blanca. El juez les mandó a prisión. César Torres y su hermano Ramón acabaron en la cárcel. El juez le imputó a uno de ellos un delito de lesiones agravadas. Ramón Torres sigue encarcelado, según fuentes judiciales, mientras que sus hermanos César y Miguel están en libertad.

Causas confesable, asuntos de familiaCausas confesable, asuntos de familia - Foto: Rueda VillaverdeHubo una disputa, unas palabras gruesas y amenazas, al parecer, con arma de fuego, alguien sacó una pistola. Por estos hechos, hubo detenciones y un hombre fue llamado a declarar. Fue entonces cuando se lió en la puerta de los Juzgados. Apenas un mes después se ha producido otro enfrentamiento. El clan de los Cádiz dice que la tarde noche del pasado lunes estaban tranquilos en su casa, en su puerta, cuando se presentaron los Torres de la barriada de San Martín y de la barriada de la Esperanza y les tirotearon. Al responder al ataque mataron a Ramón Torres. Una versión que desmiente el clan Torres. Aseguran que fueron a por él por un atropello accidental a un niño de los Cádiz.

Guerra entre clanes. No es la primera que estalla la guerra entre clanes por asuntos de familia y otros intereses. En 2003 asesinaron a Manuel Fernández Pozuelo y a su hijo Rafael. Les dispararon en San Martín de Porres. El clan de los Silva fue juzgado en Ciudad Real. Sólo hubo una condena, la del patriarca. El resto fue absuelto. Otro enfrentamiento entre familias conocidas de la ‘policía’ la protagonizaron los Cádiz (no los implicados en el tiroteo del pasado lunes) que mataron a Diego Flores en junio de 2014, en la carretera de Carrión, cerca de la A-43. Antes había habido otros enfrentamientos, con armas de por medio, pero sin víctimas mortales. Todo empezó, según afirmaron, por la custodia de unas niñas.

 

Más fotos:

Causas confesable, asuntos de familia
Causas confesable, asuntos de familia - Foto: Rueda Villaverde
Causas confesable, asuntos de familia
Causas confesable, asuntos de familia - Foto: Rueda Villaverde
Causas confesable, asuntos de familia
Causas confesable, asuntos de familia - Foto: Rueda Villaverde
Causas confesable, asuntos de familia
Causas confesable, asuntos de familia - Foto: Rueda Villaverde
Imagen de una actuación policial tras el tiroteo.
Imagen de una actuación policial tras el tiroteo. - Foto: Rueda Villaverde
Una mujer explica a la Judicial y Científica cómo cayó abatido Ramón en la puerta de esta casa.
Una mujer explica a la Judicial y Científica cómo cayó abatido Ramón en la puerta de esta casa. - Foto: Rueda Villaverde