Pocos, pero muy valientes

Manuel Espadas
-

La afición alarquista se hizo notar en el pabellón en el 'Ovni' a pesar de las pocos abonos puestos a la venta por la organización

Pocos, pero muy valientes

No es el ‘Ovni’ de Sagunto el recinto más adecuado para albergar una competición de la envergadura de una fase de ascenso a Asobal, principalmente por su limitado aforo, con apenas mil asientos. Pero como la Federación Española de Balonmano lo permite (le basta con el subcampeonato y el abono del canon), a los seguidores no les quedaba otra que amoldarse a las circunstancias (ridícula oferta de abonos a los clubes visitantes, inexistencia de entradas por día, incertidumbre, calor, humedad, un marcador electrónico muy básico), porque la ocasión lo merecía.
Así lo pensaron los no pocos aficionados ciudadrealeños que se plantaron ayer en la localidad valenciana a la ‘aventura’, sin abonos y con la esperanza de adquirir algunos de los contados carnets que se pusieron a la venta en taquilla, como obliga la ley. Los hubo quienes ya hacían guardia en el pabellón hasta tres horas antes del inicio de la venta, obteniendo con una sonrisa de oreja a oreja su preciada recompensa. Entre ellos, algún miembro del BM Bolaños, ‘hermano menor’ del Alarcos, como Mario Blanco, Juli Granados, Miriam Rodríguez o el técnico Carlos Yuste. Otros, integrantes de la peña La Batalla, pactaron con sus homólogos de la peña Marea Rojiblanca de Puerto Sagunto la cesión de abonos entre la primera semifinal y la segunda, en lo que se podría denominar ‘operación asientos calientes’. Lástima no haber podido organizar algo así en el Quijote Arena.
Pero los que estuvieron, muchos o pocos, se hicieron notar, como no se esperaba otra cosa. Fieles al BM Alarcos, la parroquia ciudadrealeña animó hasta el final, viviendo y siendo parte de otro de los momentos más importantes de la historia de este club. Tras las experiencias en Irún y Segovia, había que estar en Sagunto, la gran fiesta de la División de Honor Plata Masculina. Tampoco se lo quiso perder la concejala de Deportes en funciones de Ciudad Real, Nohemí Gómez-Pimpollo, ni un viejo conocido del balonmano manchego como el argentino Eric Gull.

Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto:
La derrota, evidentemente, dejó un regusto amargo en la afición, que aplaudió a los suyos como se merecían. A pesar del dolor hubo hermandad, mensajes de ánimo y abrazos en un momento terriblemente duro. Y para consolar, una afición diferente, fiel e incondicional. 


Más fotos:

Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto:
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto:
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto:
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto: Pablo Lorente
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto: Pablo Lorente
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto: Pablo Lorente
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto: Pablo Lorente
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto: Pablo Lorente
Pocos, pero muy valientes
Pocos, pero muy valientes - Foto: Pablo Lorente