Un escinco, el rey de las mascotas ante San Antón

Diego Farto
-

Numerosas familias, con participación de un gran número de niños, acudieron a la plaza de Santiago para recibir la bendición del patrón de los animales, organizada por su Hermandad

Un escinco, el rey de las mascotas ante San Antón - Foto: Pablo Lorente

Un escinco, un reptil procedente del Sáhara, recibió ayer el premio al animal más original de cuantos desfilaron en Ciudad Real ante la imagen de San Antonio Abad, San Antón en su expresión popular, para recibir la bendición del patrón de los animales.
Fueron numerosas las familias, con abundante presencia de niños, las que acudieron a la plaza de Santiago para situarse bajo la imagen del santo y recibir la bendición que impartió el sacerdote Pedro López de la Manzanara, auxiliado por los miembros de la Hermandad de San Antón. En el acto también intervino Isidro Martín-Consuegra, que comparte las responsabilidades parroquiales con López de la Manzanara.
Martín-Consuegra tomó la palabra antes de la bendición para recordar a los asistentes que «debemos tratar con cariño y respeto a los animales», puesto que son criaturas de Dios, pero alertó ante la pretensión de reconocerles derechos, puesto que «tienen vida, pero no alma».
Un escinco, el rey de las mascotas ante San AntónUn escinco, el rey de las mascotas ante San Antón - Foto: Pablo LorenteTras las lecturas y las preces correspondientes a esta jornada, comenzó el acto de la bendición, que recayó en su mayoría sobre perros de numerosas razas y tamaños, algunos de ellos endomingados con lazos y protección contra el frío; algunos caminando sobre sus patas y otros en los brazos de sus dueños; algunos aceptaban sin inmutarse el agua de la bendición y otros se sorprendían al recibir la correspondiente rociada de agua bendita.
Además de los perros, entre los animales que completaron el camino vallado entre los muchos curiosos que se dieron cita en la plaza, había algunos gatos, tortugas, varias especies de aves, hámsters, una chinchilla, conejos -alguno de raza exótica-, en una clara muestra de que la celebración de San Antón se ha urbanizado para ser sobre todo una fiesta de mascotas.
En este sentido, el premio al animal más original recayó en Antonio Manuel Salcedo Molina, profesor de Infantil del Colegio Nuestra Señora del Prado, que acudió al acto en la plaza de Santiago con dos ejemplares del terrario del colegio, el ya citado escinco sahariano y un dagú, un ratón de campo procedente de Chile. Salcedo ya fue obsequiado hace unos años con la pequeña imagen del santo que regala la Hermandad, precisamente por acudir con otro de los animales del terrario de los marianistas.
El ganador señaló que el escinco lleva ya cuatro años en el centro, uno menos que el dagú, en un terrario en el que también «tenemos una ninfa, ranas, peces, con el objetivo de acercar a los chicos a la naturaleza y el contacto con animales». Este muestrario busca también que los niños aprendan «la responsabilidad que conlleva tener un animal, que no es un capricho».
Otra de las ventajas del terrario, según el profesor, es que a la hora de impartir la asignatura de Ciencias Naturales y explicar «las diferencias entre reptiles, mamíferos y otras clases de animales, lo tienen a mano, lo ven directamente y les queda mucho más claro que si se lo explican a nivel teórico». Al mismo tiempo, también ha servido para acoger animales perdidos como un erizo africano que les enviaron desde El Chaparrillo.
Salcedo comenta que ambos animales fueron adquiridos en tiendas, una forma que consideró la idónea para conseguir especies exóticas. «Siempre se lo digo a los padres, las tiendas disponen de un código Cites internacional para el cuidado de especies, muchas veces te ofrecen animales, sobre todo cuando viajas fuera, pero son animales salvajes».