La provincia eleva el gasto y lima el ahorro

I. Ballestero
-

Las cifras dan la razón al Banco de España en su alerta del peligro de aumentar en exceso los gastos y abandonar el ahorro en un clima de grandes desigualdades

La provincia eleva el gasto y lima el ahorro - Foto: TOMÁS FERNÁNDEZ DE MOYA

El mantra de la recuperación suena en todos los análisis económicos que se han escrito desde el año 2015, el ejercicio que marcó el punto de inflexión para la salida de la recesión. Pero esa recuperación no fue para todos y no llegó a todos los hogares de la misma manera, pese a que el comportamiento después de salir de galeras sí ha sido generalizado: se ha reactivado el consumo y limado el crecimiento de los ahorros. O lo que es lo mismo: desde que se acabó la crisis se guarda menos y se gasta más. Sucede en el conjunto del país y también en la provincia de Ciudad Real, donde el ritmo de ahorro ha caído en los dos últimos ejercicios tras la llegada de la recuperación y el incremento del consumo ha lanzado la proyección de los ingresos del IVA a niveles de 2010, cuando la crisis se sentía lejana y llegó de golpe para cambiarlo todo. Por eso, el Banco de España, en su informe anual correspondiente a 2018, alerta de las posibles consecuencias de mantener al alza el gasto en un contexto de desigualdad, una proclama que recoge como propia el sector bancario, que llama al ahorro y reconoce que se ha detectado «una mayor alegría en el consumo».
Las cifras de la provincia dan la razón al Banco de España a poco que se bucea en diferentes fuentes. Por ejemplo, en la Agencia Tributaria, que en sus últimos números de recaudación sitúa a la provincia de Ciudad Real en una proyección de ingresos comparable a la del año 2010 en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), después de que el ejercicio pasado mantuviera elevado el nivel de gasto, aunque con una ligera caída con respecto a 2017. El IVA es, por sus características, el mejor termómetro para medir el consumo, y que se sitúe en este inicio de año en la proyección del gasto de hace una década confirma esa «alegría» en el consumo que detectan diferentes fuentes del sector bancario; pero para detectar cambios de tendencia en el comportamiento de los hogares hay que ir, precisamente, al Banco de España.
El ahorro crece, es cierto. De hecho, en los últimos ejercicios el dinero de los ciudadrealeños en los bancos no ha dejado de aumentar, pero basta con poner la lupa en las cifras para  confirmar la alarma del Banco de España: la primera, que pese a una subida salarial moderada y con grandes desigualdades, el ahorro se está ralentizando. La segunda, que desde finales del año 2015, el inicio de la recuperación, el dinero destinado a figuras de ahorro a largo plazo como fondos o planes de pensiones cae trimestre a trimestre, y también se reduce el ritmo en el que los ciudadrealeños están haciendo frente a sus créditos.

.
. - Foto: Tomas Fernandez de Moya
En el año 2016, el ahorro crecía en la provincia a un ritmo aproximado del 4 por ciento. En el año 2017 lo hizo por debajo, en el entorno del 3,9 por ciento. Esa desaceleración se ha acentuado y el año pasado, pese a la revalorización de los salarios y el incremento en la renta en la provincia, lo hizo al 3,6 por ciento. Los ciudadrealeños abandonan la cultura del ahorro y lo hacen en un contexto de desigualdad, porque la recuperación no ha sido para todos. De hecho, en 2017 había en la provincia más trabajadores que declaraban ingresos por debajo del salario mínimo (82.985) que un año antes (81.772). Ese ahorro, además, se concentra todo en las cuentas corrientes, porque desde 2015 la caída del dinero en fondos de inversión y figuras a plazo ha sido continuado. De hecho, los ciudadrealeños han retirado más de 1.146 millones de euros de planes de pensiones, planes de ahorro y fondos de inversión en tan sólo tres años (2016, 2017 y 2018), y es ahí donde pone uno de los acentos el Banco de España. «Está habiendo un repunte en el consumo sobre la base de la falsa idea de que la crisis ya ha pasado, y el Banco de España viene a avisar de las próximas curvas que pueden llegar, sobre todo por la situación de la Seguridad Social y la sostenibilidad del sistema de pensiones», reconocieron fuentes del sector consultadas por este diario. «Por eso alerta de que se avecinan de nuevo tiempos complicados y llama a la prudencia, y sobre todo a buscar fórmulas de ahorro para el futuro», añadieron.
Miguel Ángel León, director territorial de Globalcaja, reconoce que la entidad ha percibido un aumento en las operaciones de consumo, «aunque puede deberse a diferentes factores como el incremento de la cuota de mercado, por ejemplo», aunque sí que marca la receta para que la advertencia del Banco de España sea eso, una advertencia. «Las familias, sobre todo los sectores más vulnerables, no deben endeudarse en base de expectativas macroeconómicas sino a sus posibilidades reales, y manteniendo un colchón de seguridad».