El brote de ébola podría ser eliminado en tres o cuatro meses

Europa Press
-

La OMS señala que trabaja con las autoridades del Congo para usar un segundo tipo de vacuna para hacer frente a la enfermedad y ante los temores de una posible expansión del virus

El brote de ébola podría ser eliminado en 3 o 4 meses - Foto: Baz Ratner

El coordinador de la respuesta del Gobierno de República Democrática del Congo (RDC) contra el brote de ébola, Jean-Jacques Muyembe, ha afirmado que "si va todo bien" la epidemia será eliminada "en tres o cuatro meses". 
"Si va todo bien, en tres o cuatro meses no habrá epidemia (de ébola) en esas dos provincias", ha dicho, en referencia a las de Kivu Norte e Ituri, según ha informado el portal local de noticias Actualité. 
Muyembe ha manifestado que "la epidemia no se puede terminar hasta que no se adopte una postura comunitaria", al tiempo que ha apuntado que podría introducirse una segunda vacuna para controlar el brote en el país. 
"No nos lo imponemos, pero si tenemos científicos en RDC, tenemos que estudiar el problema", ha manifestado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a las autoridades empezar a inocular esta segunda vacuna. 
La OMS señaló a finales de julio que trabajará con las autoridades de RDC --donde el brote ha dejado más de 1.800 muertos-- para usar un segundo tipo de vacuna para hacer frente al brote de ébola. El exministro de Sanidad Oly Ilunga se opuso a esta nueva vacuna, si bien dimitió el 22 de julio en respuesta a la decisión del presidente, Félix Tshisekedi, de ocuparse personalmente de la situación. 
En este sentido, las autoridades de Uganda iniciaron hoy  una prueba con una nueva vacuna contra el ébola, ante los temores de una posible expansión del virus desde RDC. El brote de ébola en RDC fue declarado el 18 de julio como una emergencia sanitaria internacional por parte de la OMS y los nuevos casos detectados en Goma, en la frontera con Ruanda, han hecho saltar todas las alarmas. 
Naciones Unidas y las ONG que colaboran en la emergencia han dado la voz de alarma por la falta de control de un brote que el 1 de agosto cumplió su primer aniversario. En julio, entre 80 y 100 personas fueron diagnosticadas cada semana, lo que ha elevado a casi 2.700 el número de contagios.