Solo uno de cada tres vehículos matriculados son ya diésel

R. Ch.
-

La caída de las ventas en el canal de los particulares lastra un mercado que acumula pérdidas superiores la diez por ciento en los cinco primeros meses del año en la provincia.

Un vehículo expuesto en un concesionario. - Foto: Rueda Villaverde

El mercado ha hablado y 2019 es el de la consolidación definitiva de las ventas de vehículos de gasolina y el del estancamiento de los impulsados por gasóleo, que apenas representan ya uno de cada tres automóviles que salen de los concesionarios de la provincia, un porcentaje que se sigue haciendo más pequeño con cada mes que pasa, ya que, por ejemplo, 2018 se cerró con una proporción de 57-37, también a favor de la gasolina y en contra del diésel. Esta tecnología suma las anunciadas restricciones a su circulación en los próximos años en las grandes ciudades la subida de impuestos que dejó entrever el actual gobierno en funciones de Pedro Sánchez, en boca de su ministra de Hacienda.
Ese cambio definitivo de tendencia en el gusto del conductor ciudadrealeño se produce en un contexto en el que los concesionarios ciudadrealeños cerraron otro mes en números rojos, al menos, en lo que se refiere a la venta de vehículos. En mayo, las ventas de turismos y todoterrenos se desplomaron más del ocho por ciento y el retroceso en lo que va de año supera ya el 10 por ciento. En Castilla-La Mancha, sólo Guadalajara empeora estas cifras que han puesto en alerta al sector. «El canal de particulares sigue cayendo», lamentan en la asociación de fabricantes de Anfac, desde donde se reclama «un signo de tranquilidad», esto es, estímulos a la compra, o lo que es lo mismo, ayudas como las desaparecidas del Plan Pive.
Los concesionarios de Faconauto avisan de que «el mal comportamiento de las matriculaciones sigue impactado sobre todo al canal de particulares, que acumula nueve meses de caídas y que pierde peso frente al resto de canales de comercialización» y advierten de «una demanda retenida de clientes que no concretan su cambio de coche por la incertidumbre que sienten». Así entienden que el frenazo a las ventas no se justifica por la crisis económica, sino por la crisis de confianza. El ejemplo, las ventas a empresas crecen -en Ciudad Real durante mayo casi un 20%- «y son las que están manteniendo el mercado». Además, insisten, «empezamos ahora un trimestre clave para la actividad de los concesionarios, que acumulan buena parte de sus ventas anuales en los meses de verano. Esperamos que vayan cundiendo mensajes tranquilizadores para que, en el trimestre entrante, las familias que están retrasando su compra se decidan a cambiar de coche», aseguran desde Faconauto.