Fallece el histórico socialista Sánchez Miras

La Tribuna
-

Nacido en Campo de Criptana, maestro, ocupó distintos cargos públicos, como delegado Industria y Turismo o la Presidencia del Consejo Económico y Social regional o concejal del Ayuntamiento de la capital en la primera legislatura de la Democracia

Fallece el histórico socialista Sánchez Miras - Foto: /Fotos: Rueda Villaverde

El histórico miembro del PSOE ciudadrealeño, Domingo Luis Sánchez Miras, ha fallecido esta noche a los 80 años de edad. Concejal en el Ayuntamiento de la capital en la primera legislatura de la Democracia representando al PSOE, llegó a ser el candidato socialista a la Alcaldía de Ciudad Real en las elecciones municipales de 1987.

Nacido en Campo de Criptana, fue maestro e inspector de Educación. 

Colaborador de La Tribuna de Ciudad Real, Sánchez Miras ocupó también distintos puestos de responsabilidad en la administración regional, como delegado de Industria y Turismo o la Presidencia del Consejo Económico y Social de Castilla-La Mancha. Además,  estaba condecorado con la Cruz del Mérito Civil. 

Fallece el histórico socialista Sánchez Miras
Fallece el histórico socialista Sánchez Miras - Foto: /Fotos: Rueda Villaverde

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha mostrado su pésame a la familia en las redes sociales https://twitter.com/garciapage/status/1159018365928779776

 

Sus restos serán velados este miércoles en el tanatorio de la Guija de Ciudad Real. 

 

Reproducimos su último artículo publicado el 1 de julio de este año en La Tribuna de Ciudad Real: 

Machismos

“Nunca llueve a gusto de todos”, reza un clásico refrán castellano que trata de eliminar dogmatismo en los dichos populares quitándoles la rotundidad de la unanimidad. De esta manera se ha consagrado una especie de relativismo que a veces es aprovechado descaradamente por gentes poco escrupulosas con la verdad y hasta sus propias opiniones. Que la primera sentencia condenatoria, de la violación de la Manada, pese a su irritante suavidad, formaba parte de la tradición humana de un rampante machismo universalmente imperante, quedó demostrado por el hecho de que, aparentemente, fue recibida con el tranquilo disgusto que otras muy semejantes habían sido recibidas por las gentes. Durante siglos hemos leído sin irritarnos el pasaje del Quijote en el que Cervantes ponía como ejemplo de buen sentido el pasaje en el que el Gobernador Sancho Panza alababa a la mujer que había reclamado contra una supuesta violación, defendiendo con uñas y dientes la compensación que había recibido... y defendido con éxito.

Pero el quijote no es un crisol de moralidades: apenas comenzado el siglo XVII aparecen con pocos años de diferencia la primera parte –El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha- y años más tarde se publica la segunda parte de la inmortal obra. Pero insisto: no es un código de la que recta conducta, sino una acerva crítica de las ridiculeces en los que los usos de la época podían incurrir: los divertimentos de la nobleza que facilita la mascarada del gobierno de la “ínsula Barataria” a Sancho, para disfrutar de las simplezas de caballero y escudero, andan más atentos a generar su propio placer que la corrección de la pareja protagonista. Y en ese contexto hay que situar la crítica de la pobre mujer que se resistió a ser expoliada de un dinero que ya consideraba suyo, porque el machismo de aquella violenta sociedad seguía cuidando al macho- guerrero, apto para los ejercicios bélicos y el ejercicio eclesial, aunque el cambio ya se había iniciado.

Comenzó el cambio en el seno del cristianismo, en los protestantes o Reformados, erigiéndose los católicos como paladines del machismo tradicional al que llamaron Contrarreforma… por no llamarlo machismo, aunque lo fuere: la participación de la mujer existe en la mayoría de las Iglesias Reformadas; aunque su peso, por razones que no vienen al caso, sea inferior; aunque, al menos, la barrera filosófica que demanda el silencio de la mujer en la Iglesia(“mullier in ecclesia tacet”) la ha eliminado. Al menos han dejado sin argumentos al machismo irredento de algunos responsables de Vox.