El Caserío crece en estructura y ambición

Manuel Espadas
-
Kiko Martín, Santi Urdiales, Antonio Caba, Raúl Fernández, Gonzalo Barrera y Javi García (de izquierda a derecha). - Foto: LT

El club incorporará varias personas y colaboradores y buscará el ascenso a Plata reforzando el primer equipo

El BM Caserío mira hacia el futuro con optimismo y ambición. El club que preside Antonio Caba se ha propuesto dar un paso al frente como entidad y acompañar sus intenciones deportivas con un crecimiento estructural. La próxima temporada la entidad va a contar como nuevo miembro de la directiva con el exjugador y empresario Raúl Fernández, así como con colaboradores como los también exjugadores Kiko Martín y Javi García, o Gonzalo Barrera, otro hombre muy ligado al balonmano. El reto es multiplicar las manos, dividir el trabajo y optimizar resultados, sociales y deportivos. «Vamos a aspirar a todo y a trabajar como jabatos para conseguir los objetivos», decía Caba. 
Uno de los hombres de confianza del presidente será (lo tiene que ratificar la asamblea del club) Raúl Fernández, que esquematizaba las cuatro líneas de actuación del Caserío 2019-2020: «Cumplir con nuestras obligaciones con jugadores y proveedores; crear un proyecto autosuficiente, con recursos propios y no dependiente de las ayudas públicas; exigir un comportamiento deportivo y de respecto con el adversario y los árbitros; y competir, sin renunciar a nada». 
equipo nuevo. Mientras el club matendrá su colaboración con clubes y colegios como Pío XII, Marianistas o Dulcinea del Toboso, amén de otras actuaciones, el objetivo deportivo del primer equipo volverá a ser buscar el ascenso a Plata, para lo cual, Santi Urdiales tendrá que «volver a construir un equipo», tras la marcha de hombres como Cabanes, Javi Pérez o Kike Torres, y anunciaba la llegada de varios jugadores de fuera para dar  un «salto de calidad».