Un pacto educativo para evitar desigualdades en Selectividad

Europa Press
-
Un pacto educativo para evitar desigualdades en selectividad - Foto: eduardo briones

El sindicato CSIF reclama un un acuerdo que acabe con las diferencias entre las diferentes comunidades autónomas en las pruebas de Evaluación de Acceso a la Universidad que han comenzado hoy y a las que están convocados 300.000 alumnos de toda España

Estrés, ansiedad, nervios... Es tiempo de apuntes y de uñas tapas de boli mordisqueadas. Es momento de respirar tensión en las bibliotecas, de hablar de notas de corte, de sortear esquemas, libros y carpetas por los pasillos de las universidades. En definitiva, es tiempo de Selectividad. Hoy, más de 7.700 estudiantes castellano-manchegos han comenzado las pruebas de Evaluación de Acceso a la Universidad (EBAU), convirtiendose así en los primeros que afrontan unas pruebas a la que hay convocados unos 300.000 alumnos y que cerrarán los catalanes y gallegos, llamados a examinarse a partir del 12 de junio.

Sin embargo, los exámenes no son iguales para todos. El sindicato CSIF ha reclamado un pacto de estado por la educación para acabar con las "desigualdades" que existen, en su opinión, en la selectividad entre las diferentes comunidades autónomas, ya que los exámenes "tienen distintos nombres y fechas y los contenidos varían", según el sindicato. 
En un comunicado, CSIF expone que las pruebas de acceso a la universidad "muestran la falta de estabilidad" del sistema educativo, por lo que defienden la "necesidad" de un pacto educativo "que siente las bases de una ley de consenso". 
"En este sentido, la futura norma debe homologar las enseñanzas en todo el país, estableciendo las materias básicas que reciben los alumnos independientemente de donde cursen sus estudios", argumenta el sindicato, crítico con que las comunidades autónomas "regulen sin normas básicas cuestiones que corresponden al Gobierno central, como garante de la igualdad del derecho a la educación". 
"Las diferencias en inversión educativa, condiciones laborales de los profesores, currículos o en el ingreso a la función pública docente con el requisito de la lengua autonómica, han incidido en diferencias en la calidad de la educación en los diferentes territorios", añaden desde CSIF. 
La ministra de Educación y Formación Profesional en funciones, Isabel Celaá, se comprometió el pasado 14 de mayo a estudiar una posible prueba de acceso a la universidad única para toda España, y remarcó la necesidad de garantizar que las pruebas tengan un mismo grado de dificultad en todo el país, aunque no tengan que ser exactas. 
Dos días después, el 16 de mayo, el rector de la Universidad de Córdoba y nuevo presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Juan Carlos Gómez Villamando, se mostró partidario de implantar una prueba de acceso a la universidad común en todas las comunidades autónomas para asegurar la "igualdad de oportunidades" de todos los estudiantes españoles. 
"Ahora se producen diferencias entre las distintas comunidades autónomas, y en democracia tenemos que buscar todos la igualdad real de oportunidades", dijo Gómez Villamando después de ser elegido presidente de los rectores españoles.