Jóvenes, pero con las ideas muy claras

I. Ballestero
-
Jóvenes, pero con las ideas muy claras - Foto: Rueda Villaverde

Más de 18.000 jóvenes ciudadrealeños votarán por primera vez para elegir a sus representantes más cercanos. Siete de ellas nos cuentan qué supone y cómo eligen su voto

Más de 18.000 jóvenes de la provincia de Ciudad Real tendrán el próximo 26 de mayo su primer contacto en las urnas con la política más cercana. Son chicos y chicas que desde las elecciones de mayor de 2015 han alcanzado la mayoría de edad y tienen por estrenar un derecho de sufragio que, en buena parte, pudieron ejercitar en las pasadas elecciones generales, pero que en apenas unos días les reclamará para elegir a los políticos de cerca, a sus alcaldes y representantes en las Cortes regionales, y también a los diputados en el Parlamento Europeo. En apenas un mes, todos aquellos ciudadrealeños y ciudadrealeñas que han cumplido 18 años en el mandato que ahora toca a su fin habrán votado en todas las elecciones posibles. Y quieren que su voz se escuche y que los partidos hagan políticas dirigidas a atender sus preocupaciones y a satisfacer sus prioridades. Siete de esas jóvenes han contado a La Tribuna lo que supondrá su primera experiencia electoral en unas municipales y autonómicas.
Según el Instituto Nacional de Estadística, serán 18.911 los ciudadrealeños que ejercitarán por primera vez su derecho a voto en unas municipales y autonómicas el próximo 26 de mayo. Natalia Gómez, Elena Cañizares, Elena Moya, Alba Gabaldón, Patricia González, Marina Rivera y Aurora Espadas son siete de los nombres que se esconden detrás de esa cifra, y todas comparten un sentir prácticamente idéntico con respecto a su primera oportunidad de elegir a sus representantes más cercanos. Aunque en las elecciones generales ya tuvieron un primer acercamiento a la política, en los comicios del 26-M tienen que elegir a aquellos que deben poner solución a sus inquietudes más inmediatas. Y todas sin excepción se sienten más implicadas en temas políticos ahora que tienen oportunidad de tomar parte en ese futuro.
«La verdad es que nunca me había interesado demasiado la política, pero al cumplir 18 años sabes que tienes una nueva responsabilidad y una oportunidad para tomar decisiones, y tu voto cuenta», asegura Patricia González, que cree por ello que es «muy importante» acudir a la cita con las urnas. «Me gustó mucho participar en las primeras elecciones y tengo ganas de hacerlo en éstas, en las que se elige qué va a pasar en tu localidad», dice Natalia Gómez reforzando un sentir generalizado entre las siete jóvenes: el de que con la llegada de la mayoría de edad se ha despertado en ellas un interés por lo que sucede en la esfera política. «Cuando tienes derecho a decidir te sientes parte más plena de la sociedad, y por eso debes estar pendiente de quién gobierna y de cuáles son sus compromisos». dice Elena Cañizares.
El encuentro con La Tribuna se produce en el Campus de la Universidad de Castilla-La Mancha, donde las entrevistadas acaban de realizar uno de los exámenes de la titulación que cursan, Enfermería, y que acaba marcando también muchos de los deberes que las jóvenes ponen a los políticos. A la hora de ganar el voto de estas jóvenes los partidos deben tener muy en cuenta «todo lo que tiene que ver con la educación, que haya recursos para todo el mundo y que se permita estudiar a aquellas personas que deseen hacerlo, con ayudas y becas al estudio», explica Elena Moya, que también añade un factor importante a tratar por los partidos políticos en su programa, como es la igualdad de género. «La defensa de la igualdad de derecho por parte de los partidos es también algo fundamental para mí», confiesa.
«Antes no me interesaba mucho la política, pero a partir de tener el derecho a voto quiero que mis ideas cuenten a la hora de decidir qué es lo mejor para la ciudad», asegura Marina Rivera, que también sitúa en el centro de sus ideales aquellos que tienen que ver con la educación. «Como estudiante, me interesa el dinero que quieren destinar a becas y a ayudas, y también a mejorar los derechos de acceso a los estudios», explica a la hora de abordar sus prioridades, junto con el dinero destinado a la sanidad, muy influenciada por su intención de ser enfermera, y «por el respeto a la igualdad de todos los ciudadanos», añade.
Aurora Espadas tampoco estaba muy interesada por la política hasta que el tiempo la situó en la frontera de la mayoría de edad. «En las pasadas generales seguí los dos debates y busqué bastante información a través de internet», dice, animada por la posibilidad de participar en la elección de sus representantes. Incide en las becas y las ayudas al acceso para los estudiantes como una de las bases a la hora de elegir su voto, «junto con la igualdad de género  y de recursos en la sanidad pública», completa. «Tenemos una de las mejores sanidades públicas del mundo, y claro que me gustaría que no escatimen recursos, pero hoy día hay otros temas muchos más graves como la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente, o la igualdad de género», dice Elena Cañizares. También con la lupa puesta en las municipales, Natalia Gómez reitera que el mantenimiento de la ciudad, la limpieza «y que haya alternativas y actividades para los jóvenes» será fundamental a la hora de elegir su voto. Ellas lo son, jóvenes, y votarán por primera vez en sus ayuntamientos. Tienen las ideas muy claras. La pelota está en el tejado de los políticos.