Dulcinea elaborará y repartirá la comida del CETI de Ceuta

D. R.
-

La empresa puertollanense se ha hecho con este contrato en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes por casi 2,9 millones de euros y una duración de cuatro años.

Fotografía de archivo de las instalaciones de Dulcinea Nutrición. - Foto: LT

La empresa puertollanense Dulcinea Nutrición, ubicada en el polígono industrial La Nava, ha resultado adjudicataria del servicio de elaboración y reparto de comida en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad autónoma de Ceuta, el cual pertenece a la red pública de Centros de Migraciones y está adscrito a la Secretaría de Estado de Migraciones a través de la Dirección General de
Integración y Atención Humanitaria. La junta de contratación del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social se decantó por esta compañía en un concurso público al que optaron otras tres más, ascendiendo el contrato a 2.883.439,50 euros (IVA -impuesto sobre el valor añadido- incluido) con una duración de 24 meses.
Según se recoge en el acta de resolución, consultada por este diario, «la oferta formulada por el adjudicatario es la mejor, teniendo en cuenta en cuenta la valoración de las proposiciones presentadas y admitidas a licitación». Por su parte, el pliego de prescripciones técnicas recoge que la prestación del servicio contratado consistirá en la realización de todas aquellas actuaciones necesarias para ofrecer la manutención de los residentes del CETI en las mejores condiciones de calidad.
Este servicio incluirá las siguientes operaciones: adquisición de alimentos y demás materias primas, así como su recepción, almacenamiento y correcta conservación; preparación y condimentación de los alimentos y materias primas; puesta a disposición a los residentes de los alimentos y de la cubertería necesaria; limpieza diaria de los locales e instalaciones de la cocina, así como del menaje y cubertería en la prestación del servicio, y adquisición del gas y mantenimiento de instalaciones para el cocinado de los alimentos.
Por su parte, los menús deberán observar los «principios básicos de toda dieta», siendo éstos equilibrio, variedad (evitando la repetición de platos quincenal), gusto y aspecto agradable, y aporte calorífico y nutricional suficiente. Por su parte, el uso de verduras congeladas o de fritos como guarnición deberá ser excepcional, o en todo caso inferior al 40 por ciento de cada grupo de éstos. Además, cada día se servirán tres comidas, siendo éstas desayuno, almuerzo, merienda y cena, incluyendo asimismo un tentempié infantil.
El reparto de la comida a los comensales se realizará en régimen de autoservicio asistido. Asimismo, las raciones individuales serán suficientes para satisfacer las necesidades personales de los residentes, y en aquellos supuestos en los que el residente no pueda acudir al comedor por encontrarse convaleciente o imposibilitado, la empresa adjudicataria establecerá los medios necesarios para facilitar y posteriormente retirar la bandeja con el menú establecido donde la dirección determine.
El adjudicatario se compromete a mantener una plantilla suficiente para atender los servicios que en cada momento sean requeridos. En este sentido, los 24 trabajadores destinados a este servicio se distribuirán del siguiente modo: un jefe de cocina, tres cocineros (uno por cada turno), 12 pinches (cuatro por turno), seis marmitones (dos por turno), un limpiador y un encargado. El CETI tiene capacidad para 512 residentes, si bien se contempla la posibilidad de una sobreocupación de hasta el 100 por cien.