Con San Isidro en el corazón

LT
-
Con San Isidro en el corazón

Procesión, verbena, gastronomía, juegos, concursos y charlas. Una decena de propuestas para honrar al patrón de los agricultores

El barrio de San Isidro celebró sus fiestas por todo lo alto el fin de semana. Un amplio programa de actividades, organizadas de forma coordinada por la asociación de vecinos y por la hermandad del Santo y su esposa (Santa María de la Cabeza), arrancaron en la noche del viernes con el pregón de Gema Valiente, técnico de Consumo en el Ayuntamiento de Daimiel y vecina de esta barriada desde hace 15 años.
Ya en la mañana del sábado, los pequeños de la casa y la gastronomía fueron los protagonistas. Un buen número de niños participaron de los diferentes juegos tradicionales desarrollados en el paseo principal del Parque de San Isidro. Carreras de sacos, recogida de anillas en bicicleta o el 14º Concurso Infantil de Pintura con más de una treintena de niños se desarrollaron en la mañana. Como novedad, la asociación folclórica Virgen de las Cruces, a través de su Escuela Local de Folclore, también estuvo presente en las fiestas para ofrecer una masterclass de jota manchega y llevar a cabo diferentes juegos populares.
Después, llegó el turno de la academia de baile Amanecer que ofreció diferentes coreografías mientras que los más impacientes ya esperaban para colaborar y poder degustar un plato de paella. Unas 900 raciones fueron las que se repartieron en un mediodía con gran ambiente en la explanada del chozo, y que este año ha tenido como reclamo solidario colaborar con Clownrisas y su labor con los niños hospitalizados en la provincia. La ONG estuvo presente a través de dos de sus médicos-payasos, los cuales no dudaron en hacer gala de su buen humor mientras que cientos de daimieleños esperaban su turno para degustar la paella. Una paella, que mantuvo a una decena de miembros de la asociación de vecinos ocupados en la ardua tarea de preparar este gigantesco manjar, y que como confirmó su presidenta «fue todo un éxito, quedándonos algunos sin poder probarla debido a la gran demanda que hubo».
Al anochecer, tuvo lugar en San Pedro la solemne función en honor a San Isidro y Santa María de la Cabeza, tras la que ambas imágenes procesionaron por el centro de Daimiel, para después regresar a su ermita. Más de una docena de tractores antiguos encabezaron esta procesión, así como los ganadores de los concursos de arada y habilidad.