La plataforma ciudadana busca 10.000 firmas para el referéndum de la zona azul

Raquel Santamarta
-

La idea es convocar una consulta popular sobre las nuevas zonas de estacionamiento regulado al objeto de derogar la ordenanza de la ORA

Ciudadanos firmando en contra de la Zona Azul en la Plaza Mayo - Foto: /Fotos Rueda Villaverde

La asamblea ciudadana celebrada ayer en la residencia universitaria Santo Tomás de Villanueva dio el pistoletazo de salida a la lucha contra la ampliación de la zona azul en Ciudad Real. Así, tras la propuesta y aprobación del texto que dará pie a una ambiciosa recogida de firmas, la Junta Directiva de la Federación Local de Vecinos 'Alfonso X el Sabio' (Flave), con su nueva presidenta, Ascensión Merino, a la cabeza, puso de manifiesto la intención de llevar al Pleno del Ayuntamiento entre 10.000 y 12.000 apoyos con nombres y apellidos. «Vamos a recoger también de ciudadanos no censados, porque hay mucha gente que se desplaza a diario desde pedanías y pueblos para trabajar en la capital», precisó al respecto.
La iniciativa pasa por convocar una consulta popular sobre las nuevas zonas de estacionamiento regulado al objeto de derogar la  ordenanza municipal de la ORA. En este sentido, según puso de manifiesto el coordinador Local de IU en Ciudad Real, Ángel Aguas, «el artículo 8.3 del Reglamento de Participación Ciudadana expone que se someterán a referéndum todas aquellas propuestas que vengan avaladas por un número de firmas no inferior al diez por ciento del censo electoral». Y eso, en palabras de Merino, se traduciría en al menos 6.000 rúbricas.
Desde el convencimiento de que «democracia es participación y participar en democracia no puede limitarse a depositar el voto cada cuatro años», arrancó una recogida de apoyos que tirará de internet para hacerse más fuerte. «Subiremos el documento para que la gente se lo pueda descargar con facilidad», indicó Merino.
José Luis Huertas, vocal de la Flave y presidente de la Asociación de Vecinos de El Torreón, dio lectura a un manifiesto en el que expuso que «las últimas actuaciones municipales (con la reducción de días de recogida de basura, la reducción de paradas y líneas de autobús, las obras del Prado, la privatización del alumbrado y ahora la zona azul), en las que el equipo de Gobierno no escucha a nadie, hacen necesario un toque de atención demostrando que quien gobierna lo debe hacer pensando en la ciudadanía que le ha otorgado la delegación del poder». (Más información en la edición impresa)