Una nueva era en el mundo de la astronomía

Ana Pobes
-

La profesora e investigadora, Alicia Sintes, premio Princesa de Asturias 2017, visitó ayer el Campus de Ciudad Real para abordar las ondas gravitacionales a través de una conferencia

Una nueva era en el mundo de la astronomía - Foto: Tomás Fernández de Moya

Por primera vez, un elemento pesado recién producido, el estroncio, se ha detectado en el espacio después de una fusión de dos estrellas de neutrones. La detección confirma que los elementos más pesados del Universo pueden formarse en fusiones de estrellas de neutrones, proporcionando una pieza más del rompecabezas de la formación de elementos químicos. Y todo gracias a partir de la información obtenida de las ondas gravitacionales localizadas en 2017, por lo que Alicia  Sintes, premio Princesa de  Asturias en 2017 y una de las investigadoras implicadas en el hallazgo que mereció el Nobel de Física 2017 a tres físicos estadounidenses por la detección y observación de ondas gravitacionales, subrayó ayer en Ciudad Real la importancia de los resultados que se están obteniendo de las sucesivas observaciones de ondas gravitacionales.
Profesora e investigadora, formada entre España y Alemania, en el Instituto Max Planck, que dirige en Palma el Grupo de Relatividad y Gravitación de la Universidad de las Islas Baleares, participó ayer en el Campus de Ciudad Real en  una conferencia sobre las ondas gravitacionales, donde declaró que «estamos en los inicios de una nueva era de la astronomía con ondas». Y fiel reflejo de ello, dijo, es que «en solo cuatro años ha habido resultados muy interesantes», por lo que confió en que habrá «muchos más en el futuro que nos permitirán dar respuesta a una serie de preguntas  en diferentes campos  como en la física fundamental, cosmología y astrofísica». Entre ellas, continuó diciendo, cómo se produjo la expansión del universo o  qué papel juegan en la formación de galaxias. Por todo ello, no es de extrañar que «en un par de años se harán observaciones de ondas gravitacionales prácticamente a diario».
«Satisfecha» con los reconocimientos que se han hecho a nivel nacional y local a las investigaciones, destacó que «estos son tan solo los primeros inicios de este nuevo campo, donde en 2015 fuimos el primer grupo en España involucrados en los detectores LIGO y Virgo, y en estos momentos ya hay cinco, por lo que se trata de un campo emergente, prometedor y con futuro», declaró a los medios minutos antes de la conferencia. Asimismo, apostó por trabajar para que «regrese ese talento y potencial que se ha exportado» y lamentó que los recursos destinados a la investigación de la cosmología «nunca son suficientes», pues en «España se invierte mucho menos que el promedio de los países del entorno».