Los accidentes laborales crecen un 26% hasta marzo

I. Ballestero
-

Los sucesos leves y graves se han incrementado con respecto a las cifras de 2018

Los accidentes laborales crecen un 26% hasta marzo - Foto: PABLO LORENTE

La siniestralidad laboral vuelve a ser un problema creciente en la provincia de Ciudad Real. Lo es a tenor de los datos del Ministerio de Trabajo a los que ha tenido acceso La Tribuna, que muestran un preocupante incremento del 26 por ciento en el número total de siniestros en el trabajo en los tres primeros meses del año. Esa estadística, además, todavía no computa las caídas en altura que en apenas un plazo de diez días se produjeron en diferentes puntos de la provincia de Ciudad Real, también durante el trabajo de los accidentados, una de las cuales le costó la vida a un trabajador que se precipitó desde una altura de doce metros desde el tejado de una nave en una empresa de Santa Cruz de Mudela, próxima a la A-4.
En concreto, según las cifras de Trabajo, en la provincia de Ciudad Real se produjeron 1.481 accidentes laborales entre los meses de enero y marzo de este año, lo que supone un incremento del 26 por ciento con respecto al año anterior y lo que ha llevado a los sindicatos a volver a dar la voz de alarma al respecto de las medidas de seguridad de los trabajadores. De hecho, Comisiones Obreras tiene previsto presentar en el día de hoy en la provincia un informe acerca de la evolución de la siniestralidad laboral, una evolución que, a tenor de las cifras recogidas por el Ministerio, es muy negativa en los últimos doce meses. 
Se han incrementado tanto los accidentes leves (un 26 por ciento más, 1.470) como los graves, éstos duplicándose y pasando de 4 a 10, aunque en el número de accidentes mortales la cifra se mantiene con respecto al año pasado, 1, con la salvedad de que en este ejercicio se computan como accidentes mortales aquellos fallecimientos a consecuencia del accidente de trabajo en el plazo de un año desde la fecha del siniestro, según apunta el Ministerio de Trabajo. Sólo se reducen los accidentes considerados in itínere, que fueron 90 en los tres primeros meses del año. 
La provincia, además, debe estar muy pendiente de las cifras de abril, cuando se produjeron varias caídas en altura y dos fallecimientos en el trabajo, el acaecido en una fábrica en Santa Cruz de Mudela y el de un carnicero en Argamasilla de Calatrava, aunque falta por determinar si el Ministerio de Trabajo considerará esta última muerte un accidente laboral.