Los vecinos de Fuencaliente achacan a la «dejadez» la caída del puente en la N-420

I. Ballestero
-
Socavón en la N-420 en el puente sobre el río Yeguas, en el término municipal de Fuencaliente. / - Foto: PABLO LORENTE

Aseguran que el pasado invierno, en una época de grandes lluvias, operarios del Ministerio de Fomento ya hacían guardia las veinticuatro horas para vigilar el posible hundimiento del tramo

«Se veía venir». Los vecinos de Fuencaliente parecen los menos sorprendidos por el hundimiento del puente de la N-420 sobre el río Yeguas, cerca de la localidad. La caída del firme en la noche del jueves a la altura del kilómetro 94,500 de esta vía provocó un socavón que mantiene cortado el tráfico totalmente en la carretera de Córdoba, y que causó un accidente en el que resultó herida leve una mujer de 59 años, vecina de Cardeña, que fue la que dio la voz de alarma a las autoridades sobre el hundimiento de la vía. Ese hundimiento, que se atribuye a los efectos de las lluvias de los últimos días en la tierra sobre la que se asienta la carretera, tiene su raíz, para algunos vecinos de Fuencaliente, en la «dejadez» institucional con el mantenimiento de la vía.
«No ha llovido tanto estos días ni el río ha crecido como para que la carretera se hundiera», relata Daniel, un vecino de Fuencaliente, a La Tribuna, y recuerda que el pasado invierno, en momentos de fuertes lluvias, «los operarios de Conservación de Carreteras hacían guardia las veinticuatro horas en este tramo para cortar inmediatamente si se caía el puente», algo que, en sus palabras, «demuestra que hace ya más de un año que el estado de la vía no es el adecuado». De hecho, no hace mucho se habían realizado obras de pavimentación en el tramo que se hundió el jueves (la DGT tiene registradas obras de mantenimiento en ese punto de la vía el pasado mes de noviembre)  «porque se había caído un poco la carretera, pero no se atajó el problema de verdad».

(más información en la edición impresa)