El socialista Jesús Martín logra más de 102.000 votos

M.Lillo
-
El socialista Jesús Martín logra más de 102.000 votos - Foto: Pablo Lorente

El vuelco electoral en los comicios celebrados el domingo también se ha traducido en un cambio de escenario en el Senado, donde el PSOE obtiene tres escaños y el PP sólo uno

El vuelco electoral que se constató en las elecciones generales del domingo no sólo ha tenido su reflejo en el Congreso de los Diputados, donde el PP perdió el liderazgo de sus tres parlamentarios y se quedó sólo con uno, Rosa Romero, mientras que el resto fue a parar a Cs y a Vox. La ‘marea roja’ también se ha traducido en un cambio total del escenario parlamentario en el Senado, donde el PSOE ha dado la vuelta a las cifras. El reparto previo era de tres senadores por la provincia de Ciudad Real para el PP y uno para el PSOE, pero hoy la situación es justo la contraria: los socialistas han ‘barrido’ para casa tres senadores y el PP se ha quedado tan sólo con uno.  
En los escaños de esta Cámara de representación territorial se sentarán por el PSOE los parlamentarios Jesús Martín, que se sitúa como el preferido por los ciudadrealeños con 102.547 votos; Carmen Mínguez, que ha cosechado 99.308 votos; y el actual secretario de Organización del PSOE, José Manuel Bolaños, que obtuvo 95.790 votos. Por parte del PP, lo hará Carmen Quintanilla, que ha obtenido 86.005 votos, lo que pone de manifiesto que el socialista Jesús Martín ha aventajado en 16.542 votos a la popular, la única que tendrá representación en la Cámara Alta.
De hecho, Jesús Martín es el único parlamentario que no se estrenará en el Senado, donde lleva desde el año 2011. En concreto, en las pasadas elecciones generales, las del 26 de junio de 2016, el socialista obtuvo 84.365 votos, de manera que en esta ocasión ha sumado más de 18.000 nuevos votos, un 21,55 por ciento más. En aquella ocasión, se quedó ‘solo’ con tres parlamentarios del PP: Carlos Cotillas, Miguel Ángel Valverde y Cristina Molina.
De estos últimos, sólo Cristina Molina se cayó de la lista del Partido Popular y en su lugar entró en primera posición Carmen Quintanilla, si bien en este caso se debe tener en cuenta que se trata de listas abiertas y que los ciudadanos pueden elegir a cualquier de los candidatos con independiencia del lugar que ocupen, aunque tradicionalmente son los números uno los que más votos acaparan.
Carmen Quintanilla cambiará de esta forma el Congreso de los Diputados, donde ha ejercido como parlamentaria durante los últimos 19 años, a tener representación en el Senado, donde se incorporará en la nueva legislatura en un escenario muy distintos para las filas populares, ya que ha pasado de contar con 130 senadores a 56, mientras que el PSOE ha pasado de tener 43 representantes en la Cámara Alta a 121.
Los datos de la jornada electoral del pasado domingo también ponen de relieve que la participación creció con respecto a la anterior cita electoral. En este caso se ha situado en el 76,06 por ciento, frente al 70,26 por ciento de las generales del 26 de junio de 2016.
Por lo que respecta a la abstención, ha bajado por tanto, al pasar del 29,74 por ciento al 23,94 por ciento, mientras que los votos nulos se han situado en el 3,53 por ciento, frente al 2,96 por ciento de la pasada cita electoral nacional. Por último, los votos en blanco se han correspondido con el 1,95 por ciento de los emitidos en el conjunto de la provincia, frente al 2,38 por ciento de 2016.