Cuatro años más para el psicólogo condenado a 17 por abusos

Pilar Muñoz
-
Cuatro años más para el psicólogo condenado a 17 por abusos - Foto: Tomás Fernández de Moya

La Audiencia de Ciudad Real acaba de condenar a cuatro años y un día de cárcel al psicólogo sentenciado a 17 años y medio de prisión el 6 de junio por abusar de menores en su consulta

Una semana después de que se conociera la sentencia que condenaba a un psicólogo a 17 años y seis meses de cárcel por abusar de dos menores en su consulta de Ciudad Real, la Audiencia Provincial ha dado conocer la sentencia por otro caso juzgado hace siete días y por el que ha sido condenado a cuatro años y un día de prisión. Esta causa ha sido juzgada y sentenciada por el Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ciudad Real que considera probado que Pedro Julio Merino, de 64 años, abusó de una menor que acudió a su consulta en octubre de 2016. Fue acompañada de sus padres y el psicólogo tras entrevistarse con ellos atendió a la menor en un estudio privado ubicado en su vivienda. Una vez que la chica estaba tumbada en la camilla abusó de ella, la sometió a tocamientos.
Esta condena de cuatro años y un día de cárcel se suma a la anterior ( 6 de junio) de 17 años y seis  meses de prisión por abusos sexuales a dos menores cuando se encontraban en su consulta y las sometió a sesiones de hipnosis. Por estos hechos fue enjuiciado en dos sesiones celebradas a final de abril y primeros de mayo.
El 4 de junio, Pedro Julio Merino volvía a la Audiencia Provincial para ser juzgado por otro caso de abuso a una menor. El Tribunal de la Sección Segunda que ha enjuiciado los hechos denunciados en octubre de 2016 juzga por unanimidad probado que abusó de una menor de 12 años que acudió a su consulta acompañada de sus padres y su hermano. Tras entrevistarse el psicólogo con ellos, inició una sesión clínica con la niña en el estudio privado que tiene en su vivienda. Cuando la adolescente estaba tumbada en la camilla, el psicólogo, aprovechando la «fuerte» relajación a la que la indujo, la besó en la boca y efectuó tocamientos en distintas zonas de cuerpo de la menor. Antes de que la menor regresara con sus padres al término de la sesión, el psicólogo le dijo que no debía contar lo sucedido a nadie al tratarse de técnicas normales en psicología.
Los magistrados consideran que abusó de la menor con prevalimiento de superioridad por el ejercicio de la actividad profesional de psicólogo clínico.
A consecuencia de la experiencia vivida, «la menor ha venido padeciendo trastornos psicológicos de ansiedad y pánico existentes al margen de su miedo a los ruidos de explosión y otros agentes que motivaron tal consulta profesional, estando en la actualidad recibiendo tratamiento psicológico en Ciudad Real. Todo ello ha venido a dificultar su desenvolvimiento en las relaciones personales con terceros, según recoge la sentencia.
El Tribunal considera que procede imponer al acusado la pena de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión de psicólogo sobre salud mental y para ejercer una profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve un contacto regular y directo con menores durante un plazo de siete años (tres años sobre la pena de prisión impuesta, con cumplimiento simultáneo).
Además, le impone medidas de alejamiento y comunicación con la menor por cualquier medio.
En concepto de responsabilidad civil, se le condena al pago de 12.000 euros por el daño psicológico causado.