Nuevo reglamento para las ayudas de acción social

M. Lillo / A. Pobes
-

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Ciudad Real y los sindicatos municipales han acordado un nuevo reglamento para el reparto de las ayudas contempladas en la llamada acción social

Nuevo reglamento para las ayudas de acción social - Foto: Rueda Villaverde

El equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Ciudad Real y los sindicatos municipales han acordado un nuevo reglamento para el reparto de las ayudas contempladas en la llamada acción social, es decir, las aportaciones que realiza el Consistorios a sus empleados en distintos conceptos, como es el caso de ayudas para estudios, guarderías y comedores escolares de sus hijos; ayudas médicas para la adquisición de lentes correctoras, reparación de audífonos, sillas para personas de movilidad reducida, así como ayudas por la natalidad, nupcialidad y deceso o para la promoción de hábitos saludables. El nuevo reglamento, que pasó el trámite de la Junta de Gobierno Local, introduce como cambio que el reparto pasa a establecerse en razón de unos porcentajes y no de cantidades fijas que se asignaban por categorías profesionales, según informó a este diario el concejal de Régimen Interior, David Serrano, quien subrayó que en días pasados se retomó la negociación colectiva con los sindicatos, una reunión en la que se plantearon algunas modificaciones de la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) y que tiene que abordar en próximas fechas cuestiones pendientes como la oferta pública de empleo de 2018. En relación a la acción social, Serrano recordó que es una partida que se ha recogido en los presupuestos municipales en los tres últimos años y que en 2019 se fijó en 160.000 euros, a los que habría que sumar otros 20.000 euros en formación. Se trata de una partida en la que no coincide con el presidente de la Junta de Personal de los sindicatos con representación en el Ayuntamiento, José Antonio Serrano, quien rebajó dicha cuantía. No obstante, ambos señalaron el esfuerzo realizado para hacer frente a las ayudas de la acción social. «La idea para 2020 es poder subir esa partida, aunque hay que tener en cuenta todo el esfuerzo que se ha hecho en la carrera profesional», detalló el edil, quien matizó que la carrera profesional sólo está pendiente de trámites administrativos y su intención es «que se pudiera ejecutar antes de final de año». Por su parte, José Antonio Serrano se mostró su satisfacción por el hecho de que el equipo de Gobierno haya retomado la mesa de negociación, la «primera de esta legislatura», para abordar algunos puntos de importancia como la acción social destinada al personal funcionario y laboral. En este sentido, lamentó la «bajada» que ha experimentado la partida presupuestaria destinada a este ámbito pasando «de los 300.000 euros de máximo en el año 2010 a los algo más de 96.000 de ahora». Una cantidad «muy pequeña», dijo y que espera que «se pueda aumentar a lo largo de este mandato».  
En la mesa de negociación, los sindicatos preguntaron al responsable del área, David Serrano, por la situación de otros puntos por los que los sindicatos llevan luchando «desde hace ya tiempo». Es el caso, por ejemplo, de la carrera profesional para «tener una mayor subida laboral en función de determinados requisitos laborales» y que afectará «al cien por cien de la plantilla» que en la actualidad de sitúa en torno a 650 trabajadores. Una reivindicación, según Serrano, que cada vez está más cerca de convertirse en realidad, por lo que confía en que se empiece a ejecutar en los próximos meses. Además, se aplicará con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2019. Pendiente de aprobación está también la oferta pública de empleo de 2018 para su puesta en marcha. En este sentido, el presidente de la Junta de Personal en el Ayuntamiento recordó que «es la primera vez que el Consistorio oferta este tipo plazas desde hace unos nueve años» y en un principio «se prevé la convocatoria de 13 plazas». El Acuerdo Marco fue otro de los asuntos que se abordaron durante la mesa de negociación. Un documento en el que se recogen las obligaciones y derechos generales que han de tenerse en cuenta en relación entre los trabajadores del Consistorio y que «pronto se hará efectivo». Un acuerdo marco que engloba mejoras en «temas relacionados con las vacaciones, días de libres disposición y por enfermedad, entre otros y que por el tema de la crisis se eliminaron por completo, por lo que recuperarlo en su totalidad es muy difícil», lamentó.