Consideran probado que vejó y abusó de su hijo menor

Pilar Muñoz
-

El acusado, que se enfrenta a una condena de hasta 14 años, niega los cargos y se declara víctima de una persecución orquestada por su exmujer para acabar con él

Consideran probado que vejó y abusó de su hijo menor - Foto: ELENA ROSA RICO

La fiscal considera prueba de cargo el testimonio del menor al que su padre sometió presuntamente a un trato vejatorio y abusos de naturaleza sexual y ha mantenido la petición de once años de cárcel para el procesado J. R. C. P. , que ha negado los cargos: un delito de violencia psíquica habitual, otro de abuso sexual y tres de violencia en el ámbito familiar. Una petición de condena que el letrado de la acusación particular, José Luis Carrión, eleva a 14 años al entender que en el juicio celebrado ayer en la Audiencia Provincial también han quedado acreditados un delito de exhibición de pornografía y otro de maltrato.
El encausado, un conocido vecino de Ciudad Real seguidor del balonmano, negó los cargos  y se declaró inocente. Según su abogado, Eduardo García de León,  su cliente es víctima de una «persecución» de la madre del menor para «acabar con él». Así lo aseguró al término de la vista oral, a puerta cerrada.
Poco después de las diez de la mañana comenzó el juicio ante el Tribunal de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial con la declaración del acusado. En el interrogatorio al que le sometió la fiscal del caso, Rocío Bernal, se declaró inocente. «No reconoce nada, niega los hechos», indicó a la prensa al término del juicio.
La fiscal elevó a definitivas sus conclusiones provisionales a la vista de los testimonios del menor y de su madre y de los informes de las peritos del Instituto de Medicina Legal de Ciudad Real (IML). La psicóloga y la trabajadora social del equipo psicosocial del IML fueron rotundas en su aserto. El testimonio del menor (tenía 12 años cuando se denunciaron los hechos) «es compatible con una experiencia   real vivida», aseveraron las peritos que examinaron al niño tras la denuncia presentada por su madre en noviembre de 2016. Hasta entonces el menor había callado, pero rompió el silencio a raíz de un episodio de violencia de género del progenitor hacia su madre.
El informe de las peritos del Instituto de Medicina Legal fue un factor determinante para la fiscal, aparte de la declaración del menor, que abandonó la sala de vista muy afectado, con lágrimas en los ojos.  
La fiscal considera probado que el acusado «aprovechaba el disfrute del régimen de visitas y periodos de vacaciones para someter a su hijo a un trato humillante, claramente vejatorio, atentando contra la integridad del niño». El padre obligaba a su hijo a dormir con él en la misma cama, a pesar de su oposición.  Lo hacía «completamente desnudo» junto a su hijo, que llevaba su pijama, «viendo vídeos de naturaleza pornográfica con su teléfono móvil, haciéndole partícipe». El menor lo rechazaba porque «le daba asco», según el relato de la fiscal.
También, en una ocasión «para su propio placer, estimulación o gratificación sexual, estando en la cama, empezó a tocar a su hijo el órgano genital abusando de su clara superioridad». Del mismo modo, según las acusaciones, era frecuente que el encausado le frotara fuertemente la zona anal cuando el menor estaba lavándose.
La fiscal considera acreditados tres episodios de violencia física: uno en la festividad de los Reyes Magos de 2016, otro un sábado de marzo del mismo año cuando padre e hijo volvían de un partido de balonmano y tras las vacaciones de verano en la playa durante 2016. En los tres casos, ya en el domicilio familiar, sin que consten motivos concretos que desencadenaran la situación violenta, agredió a su hijo diciéndole que lo hacía para que fuera más fuerte.
Encendida defensa. El padre lo niega y su abogado, en su encendida defensa, cargó contra la exmujer y madre del menor. Según García de León, la acusación no se sostiene y está convencido de que la sentencia será favorable. Mantiene que su cliente es inocente y ha pedido la absolución con todos los pronunciamientos favorables.
«La exmujer desde 2013 viene presentado denuncias tanto en el ámbito civil, como en el penal con modificaciones de medidas y su final es acabar con él», remarcó el abogado en su defensa, quien añadió que aprovechando que su cliente estaba  en prisión «amplió la denuncia diciendo que su hijo le había contado que su padre abusó de él, en un plan preconcebido para acabar con él». El procesado tiene antecedentes por malos tratos y quebrantar una orden de alejamiento. Fue condenado en enero de 2013 por violencia de género. Según su abogado por tres delitos leves, siendo la sentencia de conformidad.