Reguetón feminista en el 'Juan de Ávila'

HIlario L. Muñoz
-

El músico y profesor Miguel Ángel Maroto crea una canción junto a estudiantes de ESO para dar una vuelta al estilo musical

Más de mil personas cada hora vieron este jueves el vídeo realizado por los alumnos del instituto Juan de Ávila junto con su profesor de Música, Miguel Ángel Maroto, compositor musical y artista con varios discos y libros a sus espaldas. Solo quiero bailar es el título de esta canción en la que se busca cambiar la temática tradicional del reguetón, acusada de machista por el tono de sus letras, para reconvertirlo en un estilo feminista, en el que las jóvenes del instituto van diciendo ‘no’ a las insinuaciones machistas de uno de los estudiantes que pide la clave de Instagram, para leer sus conversaciones, o que lleve una falda más larga a su pareja. «El objetivo es conseguir que se viralice el mensaje», argumentó el profesor tras el éxito alcanzado con repercusión en medios nacionales.
«Busco llevar el reguetón a otro nivel diferente», dijo el profesor quien propuso a sus estudiantes colaborar en una iniciativa que llevaba meses pensando. De hecho, «la idea, aunque surge casi de forma inesperada, tiene su germen cuando pasó lo de Laura Luelmo», tras su asesinato hubo actos de repulsa en los institutos ya que era profesora. A partir de ese momento, el músico se planteó crear una canción en la que se hablara con el lenguaje de los jóvenes y optó por el reguetón como un modo de «torpedear desde dentro», de utilizar este estilo musical para crear un himno feminista. «Queríamos hacerlo con el género más machista», dijo Maroto, quien expuso que la música y la letra son suyas, pero ha recibido pautas de los propios estudiantes para evitar «frases antiguas». Un ejemplo es el Instagram, que es uno de los canales más empleados por los jóvenes para hablar, en vez del Whatsapp.
El director del IES, Alejandro Casado, calificó de «orgullo» que haya profesores que se impliquen tanto y recordó que este vídeo refleja la Carta de Convivencia del instituto en la que se marca que hay que impartir «una educación en valores». «Los conocimientos en conceptos son importantes» pero también el desarrollo de «buenas personas», dijo y «este vídeo es un grano de arena» pero «si todos pusiéramos granos de arena sería una manera de acabar con el machismo y con otros muchos problemas que hay en la sociedad».
El IES Juan de Ávila baila contra el machismoEl IES Juan de Ávila baila contra el machismoestudiantes. «Algunos se creen que ya no hay machismo hoy en día pero eso no es así», explicó Juan Mococo, el estudiante que protagoniza la denuncia en el vídeo y al que le gusta cantar trap bajo el pseudónimo Taylor Jay. Él es un ejemplo de esa educación en valores y sin extremos del IES a la que apela el director, procedente de Guinea Ecuatorial, afirma que en su centro «se acoge» a todos los estudiantes por igual. «Miguel Ángel siempre ha querido implicarnos mucho en temas de actualidad», explicó Marina Farto, una de las estudiantes cuya voz sale en el vídeo y que discute con el chico por sus peticiones.
Mientras, Estela Rodríguez, quien pone voz al estribillo, recordó que el ritmo repetitivo de Solo quiero bailar es «la parte que más ayuda a que la gente se conciencie de lo que está pasando». Mientras, Marina Morales, quien realiza el rap del final, apuntó que la letra «se interioriza porque es lo que queremos decir». De hecho al preguntarles por micromachismos recuerdan que se da en el instituto o colegios en hechos tan sencillos como que todo el patio se dedique al fútbol para los alumnos masculinos. Ambas recuerdan que lo más difícil al realizar el vídeo fue la repetición de las escenas y que se quedan con el mensaje que lanzan en el rap final: «a mí me enseñaron de pequeña que todos somos iguales», es la frase con la que termina.


Reguetón feminista en el ‘Juan de Ávila’
Reguetón feminista en el ‘Juan de Ávila’ - Foto: Tomás Fernández de Moya