La Ley Mordaza deja más de 2.500 multas y 2,5 millones

R. Ch
-

El consumo o tenencia de drogas en lugares públicos es el motivo más sancionado por la Ley de Seguridad Ciudadana

La Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como ‘ley mordaza’ entró en vigor en verano de 2015 entre como uno de los buques insignia de del PP de Mariano Rajoy mientras provocaba una enorme polémica con un aluvión de críticas por los límites que marcaba en el derecho a huelga y la libertad sindical, según denunciaron los propios sindicatos, o el uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, entre otros aspectos que, cuatro años después de su aprobación, los partidos que entonces ejercían su oposición la han mantenido vigente.
De hecho, según la información que detalla el Gobierno, a través del anuario que elabora el Ministerio del Interior, en Ciudad Real se superó en 2017 el récord de sanciones impuestas por incumplir la Ley de Seguridad Ciudadana, en total, más de 2.500 infracciones se cometieron que supusieron multas por valor de más de 1,5 millones de euros.
De entre las 44 infracciones que se recogen en la Ley, hay tres que destacan sobre el resto por el número de veces que se denunciaron y que tienen que ver con el consumo de drogas, la tenencia de armas «prohibidas» y las faltas de respeto a los agentes de los cuerpos policiales. Entre las tres suman más de 2.000 multas en 30 meses. Es decir, suman en torno al 80% de las sanciones impuestas en el territorio provincial. La más común, en la infracción del artículo 36.16, el consumo o la tenencia ilícitos de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas, aunque no estuvieran destinadas al tráfico, en lugares, vías, establecimientos públicos o transportes colectivos, así como el abandono de los instrumentos u otros efectos empleados para ello en los citados lugares. En cuatro años se han impuesto casi 4.000 multas por esta infracción, que ha dejado 2,1 millones de euros en las arcas del Estado.
La ‘ley mordaza’ divide las infracciones en muy graves, graves y leves. Las primeras pueden llegar a multas de hasta 600.000 euros e incluyen desde reuniones o manifestaciones no comunicadas o prohibidas en instalaciones en las que se presten servicios básicos, la celebración de espectáculos públicos o actividades recreativas quebrantando la prohibición o suspensión ordenada por la autoridad competente o la proyección de haces de luz sobre pilotos o conductores que puedan deslumbrarles o distraer su atención. En Ciudad Real, desde 2015, no se ha registrado ninguna de estas infracciones.