Las quejas contra los políticos, primer motivo de protestas

R. Ch
-

Las movilizaciones contra medidas políticas y legislativas provocaron un centenar de marchas; la violencia de género, 22

Las quejas contra los políticos, primer motivo de protestas - Foto: """""""PABLO LORENTE

El Ministerio del Interior acaba de publicar las cifras que dan forma al anuario estadístico que recopila los principales indicadores relacionados con la seguridad, el tráfico o la convocatoria, por ejemplo, de huelgas y movilizaciones que sacaron a los ciudadrealeños a las calles. En 2018, por cierto, un centenar de veces más que en 2017: de 283 a 379 manifestaciones -más de una al día- fueron las que se contabilizaron desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la provincia. Noviembre fue el mes más ‘caliente’ en cuanto a la convocatoria de esas marchas que volvieron a estar encabezadas, sobre todo, por asociaciones ciudadanas, que duplican ya como agente movilizador a los sindicatos, y que tuvieron en su punto de mira a la clase política. Casi un centenar de las manifestaciones convocadas durante el pasado año fueron una respuesta en la calle a medidas políticas y legislativas que se adoptaron en un ejercicio especialmente convulso en España, con un cambio de Gobierno vía moción de censura que dejó posteriormente una parálisis en la Administración que llevó a los españoles a una primera convocatoria electoral en abril de 2019 a la espera de la celebración de otra cita con las urnas en noviembre para tratar de desencallar la vida política del país y formar un gobierno que abandone la coletilla de ‘en funciones’.
Las calles se agitaron especialmente contra la clase política en Ciudad Real, donde en 2017 esas mismas causas apenas generaron una decena de movilizaciones en la provincia. Después, como principales causas que sacaron a la gente a la calle, aparecen los asuntos vecinales junto con la violencia de género, que provocó 22 movilizaciones en un 2018 histórico por la masiva concentración que tuvo lugar el 8-M en la que participaron unas 10.000 personas, por ejemplo, sólo en Ciudad Real.
Los más eficaces. El balance que realiza el Ministerio del Interior provincia a provincia deja, en lo general, buenas notas para la provincia. Según esos datos a los que ha tenido acceso La Tribuna, las infracciones penales se mantuvieron en el año pasado aunque las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dieron menos hechos por esclarecidos pero se contabilizaron más detenidos. Pese a que se rebajó esa eficacia, los resultados que obtienen el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil de Ciudad Real las ponen a la cabeza de España en cuanto a la resolución de los delitos denunciados; de hecho, es la única provincia de España, al margen de Ceuta y Melilla, donde el éxito policial supera el 50 por ciento, casi 20 puntos por encima de la media estatal, que ronda el 31 por ciento.
Así, frente a los 12.349 hechos delictivos denunciados se consiguieron esclarecer más de 6.200, con más de 5.200 detenidos de un total de más de 19.000 en toda Castilla-La Mancha. En ese apartado de detenciones e imputaciones, el Ministerio del Interior indica también explica que la mayor parte de las personas que acabaron apresados fueron nacionales -por cada extranjero detenido hay cinco españoles- y son, sobre todo, jóvenes de entre 18 a 30 años.
Sus víctimas, más de 8.500, que fueron especialmente personas con edades comprendidas entre los 41 y los 64 años, un total de 3.600 ciudadrealeños.
El departamento de Grande-Marlaska también ahonda en las victimizaciones que se producen en cada provincia por «hechos graves» de violencia en el ámbito familiar y por violencia de género. En ambos casos, el año 2018 fue un año pésimo porque marcó los peores datos de victimizaciones en Ciudad Real, al menos desde 2009: 980 personas fueron víctimas de la violencia ejercida en el ámbito familiar y otras 777 por la violencia machista.
Capítulo aparte dedica el Ministerio del Interior a lo que sucede en las carreteras, donde hubo más detenidos o investigados por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas (171), por excesos de velocidad (siete) y también, por circular sin carné (117). En total, 295 que se suman a 46 personas más apresadas o investigadas por la Guardia Civil de Tráfico por otros motivos durante 2018 en las carreteras provinciales, casi un 14% más que en el año anterior. No es de extrañar que una de las grandes metas que se ha fijado la DGT es la de reducir a toda costa la siniestralidad en las carreteras y entre los múltiples borradores en los que ha venido trabajando el equipo que dirige Pere Navarro están las propuestas de ampliar la penalización en el carné por puntos se contempla también la medida de que a 111 kilómetros por hora en vías de 90, los conductores pierdan dos puntos y 300 euros. Ahora se pierden a partir de 121 kilómetros por hora.