Alonso asegura que la Justicia no interesa, no da votos

Pilar Muñoz
-

El vicepresidente I del CGAE y decano de los Abogados de Madrid firma con Arteche un convenio para que los letrados ciudadrealeños puedan acceder a la formación que imparte el prestigioso centro de estudios

Algunos de los nuevos abogados que han jurado o prometido el cargo - Foto: Rueda Villaverde

El vicepresidente primero del Consejo General de la Abogacía Española y decano del Colegio de Madrid, José María Alonso, ha presidido  en Ciudad Real la ceremonia del juramento y/o promesa de veinte nuevos letrados enmarcada dentro de los actos organizados con motivo de la festividad de la patrona, Santa Teresa.
Pero la visita de Alonso no ha quedado ahí. Antes del acto ha firmado con el decano del Colegio de Abogados de Ciudad Real, Cipriano Arteche, un convenio en virtud del cual los abogados ciudadrealeños pueden acceder a los cursos de formación continuada y especializada que imparte el Centro de Estudios de la institución madrileña y que se elevan a 1.500.
Además, el veterano y reputado abogado a petición de la prensa ha hecho un breve análisis de la situación de la abogacía y no ha dudado en aseverar que el capítulo de la Justicia es el que menos importa a las administraciones de cualquier signo político. «Es una realidad, da igual que sean del PSOE, del PP, de Ciudadanos ... La Justicia no importa, no da votos».
Un momento de la ceremonia celebrada en el salón de actos del Colegio de Abogados de Ciudad RealUn momento de la ceremonia celebrada en el salón de actos del Colegio de Abogados de Ciudad Real - Foto: Rueda Villaverde«Por tanto los presupuestos que se atribuyen al Ministerio de Justicia o las consejerías si están transferidas las competencias son de los más bajos del conjunto de la administración y eso afecta a los abogados, jueces, fiscales, letrados de la Administración de Justicia porque están mal pagados, porque no cuentan con los medios necesarios. Es una pelea permanente», ha declarado para añadir que igualmente siguen batallando por la situación de los abogados del Turno de Oficio, un servicio público que se presta a quienes no tienen recursos.
Desarrollan una labor «extraordinaria» con unos clientes en muchas ocasiones «muy difíciles» y se les retribuye de forma «poco digna», ya que las cantidades «son muy bajas para el servicio público que prestan. «El trabajo está insuficientemente remunerado y sale adelante a costa del sacrificio de los abogados de oficio».
Abundando en ello ha afirmado que «es predicar en el desierto. No se dan cuenta (los gobiernos) que la justicia no solo es un elemento de defensa en el Estado de Derecho, es también generador de riqueza».
Alonso y Arteche sellaron el convenio con un apretón de manosAlonso y Arteche sellaron el convenio con un apretón de manos - Foto:  Alonso sabe de lo que lo habla. Ha estado en despachos  internacionales y ha constatado que a estos clientes les preocupa la seguridad jurídica y el estado de la Justicia. «Aquellos países que ofrecen seguridad jurídica son más atractivos para las inversiones», ha aseverado.


Abogado litigante.  José María Alonso lleva 41 años ejerciendo la abogacía. Fue socio director de Garrigues, uno de los despachos más importante de Europa y posteriormente socio director de Baker & McKenzie.  Además tiene un prestigio enorme como árbitro internacional del Tribunal de arbitraje de Derecho internacional privado, que es un tema que considera que hay que fomentar. Alonso es una autoridad en España y  reconocido internacionalmente, ha destacado Arteche.
José María Alonso ha sorprendido gratamente al decano de Ciudad Real con el ofrecimiento a los letrados ciudadrealeños del espacio de coworking (centro de trabajo)  para que pueden entrevistarse con sus clientes en lugar de hacerlo en un hotel o cafetería. En cuanto al convenio suscrito ha dicho: puedes darlo por permanente», generosidad que ha agradecido el decano Cipriano Arteche.
Foto de familia de los nuevos letrados con los decanos de los Colegios de Madrid y Ciudad RealFoto de familia de los nuevos letrados con los decanos de los Colegios de Madrid y Ciudad Real - Foto: De su lado, Raúl Ochoa, diputado de la Junta encargado de la formación en el Colegio de Abogados de Madrid, ha instado a los letrados a seguir formándose porque los tiempos lo requieren tras recordar que hace muchos años había que pasar la prueba de la pureza de sangre, algo más complicado que cualquier máster de acceso.

 

Óscar Ruiz, vicedecano del Colegio de Abogados de Ciudad, también se ha mostrado agradecido por el convenio suscrito para la formación. "Es muy importante para los letrados ciudadrealeños tener acceso a los cursos de formación de un centro de estudios que es "un referente". Del mismo modo, ha recordado que "historicamente los dos colegios de abogados, el de Madrid y el de Ciudad Real, han tenido una buena relación".

 

 

«Ya sabéis dónde estoy, y dónde me tenéis»
El decano del Colegio de Abogados de Madrid, José María Alonso, se ha mostrado «honrado» e «ilusionado» por apadrinar a veinte nuevo abogados que han iniciado hoy su andadura en el mundo del Derecho.
Asume con responsabilidad y compromiso la condición de padrino y, tras darles algunos consejos, les ha dicho «ya sabéis dónde estoy, dónde me tenéis para lo que necesitéis».
La abogacía es una profesión «enormemente vocacional», ha asegurado el prestigioso abogado, quien ha confesado que él  no tenía vocación, pero tuvo la suerte de que alguien se fijara en su persona y acabó siendo abogado de tribunales, con una vocación férrea.
Alonso ha exhortado a los nuevos abogados a seguir formándose porque es una profesión donde los cambios normativos son  constantes y también les ha advertido de que hoy se busca la especialización, la excelencia.