Rayo da luz sobre Leonardo de Oviedo

D. F.
-

La escritora almagreña crea una ficción a partir de los datos conocidos del promotor del Corral de Comedias

Rayo da luz sobre Leonardo de Oviedo - Foto: Rueda Villaverde

La maestra y profesora almagreña, Montserrat Rayo presentó ayer en la Biblioteca Pública del Estado en Ciudad Real la novela De dragones, de estrellas y del corral de ver y oír las comedias, en un acto en el que le acompañaban su editor, Alfonso González Calero; y la profesora de la UCLM Clementina Díez de Baldeón. La obra se centra en la figura de Leonardo de Oviedo, el presbítero que en el siglo XVII emprendió la tarea de establecer un corral de comedias en Almagro.

En declaraciones a La Tribuna minutos antes de comenzar el acto, la autora explicó que la novela surgió a partir de su experiencia como docente. «A mis alumnos les hacía cuentos y poesías para explicar diversos temas», hasta que por cuestiones de salud se vio obligada coger una baja. Fue entonces cuando empezó a escribir en torno a la figura de Leonardo de Oviedo, «una figura que siempre me había llamado muchísimo la atención».

En este sentido, reparó en que «nadie se ha acordado de él», así como la escasa documentación histórica que se conserva sobre el personaje. A partir de ahí reivindica su figura como constructor del Corral de Comedias, puesto que el edificio es «un baluarte fundamental en Almagro y un emblema de nuestra comunidad».

De la documentación conservada, Montserrat Rayo obtuvo datos sobre el origen familiar de su protagonista, «probablemente de origen judeoconverso»; así como que mantuvo un pleito con el Ayuntamiento para poder conservar una estancia que se había reservado para su uso personal en el Corral, o su enfrentamiento «con un jesuita que le denunció a la Inquisición».

La escritora confiesa que en su obra imagina a un Leonardo de Oviedo «bueno y bondadoso, un personaje que en un momento dado de su vida se da cuenta de que el teatro era lo más importante a él», pero a la vez, en la ciudad de Almagro, donde se construían grandes edificios, «faltaba algo», un teatro.