Obligada remodelación en el mercado exterior

C. de la Cruz
-

El arancel del 25% para las importaciones de queso, vino, aceite de oliva y productos derivados del cerdo en EEUU ponen en jaque a los exportadores de la provincia

Obligada remodelación en el mercado exterior - Foto: """""""PABLO LORENTE

Los productores agroalimentarios afectados por el anuncio del Gobierno de Estados Unidos de implantar un arancel del 25 por ciento a determinados productos importados desde la Unión Europea, vacilan entre el estupor, la indignación y la resignación.  Los más afectados, quesos, vinos de menos de 14 grados, aceites de oliva y artículos cárnicos de origen porcino.
El 18 de octubre entrará en vigor una medida que pone en riesgo un volumen de negocio en la provincia que alcanza los 261 millones de euros en la última provincia, 302 millones si sumamos toda la serie histórica que ofrece el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo desde 1995. No en vano, Estados Unidos es el sexto importador de productos ciudadrealeños, el primero fuera de estados unidos.
Los exportadores provinciales de queso son los más afectados por volumen de negocio, seguido por el vino. Mucho más lejos se sitúan, en cifras totales, el aceite de vino y los productos cárnicos derivados del cerdo. De esta forma, los productores de queso y de vino buscan alternativas para mitigar los efectos de esta medida, pero ya advierten que será difícil hacer frente al arancel del 25% en un proceso que redundará en el aumento de los precios para el consumidor. 

 

QUESO
Las exportaciones de queso desde la provincia con destino a Estados Unidos han supuesto un total de 227.9 millones de euros desde 1995. Es sin duda el sector más afectado, sobre todo teniendo en cuenta la importancia del gigante norteamericano como consumidor de queso manchego.
El director general de Quesos Villadiego, Ignacio Barco Camarena, apunta que «el principal perjudicado va a ser el consumidor. Hay que pensar que un tercio de la Denominación de Origen Queso Manchego  se exporta a Estados Unidos. Se vende más queso en Estados Unidos que en España».
Así, Barco subraya que «se va a hacer mucho daño a mucha gente, desde los propios ganaderos hasta las empresas importadoras de Estados Unidos», una medida que no termina de entender, ya que «en Estados Unidos no se produce queso».
El 10% del volumen de exportaciones de Villadiego va con destino al país norteamericano en un mercado exterior cuyos principales importadores son Bélgica, Holanda y Luxemburgo.  
El presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Queso Manchego, Antonio Martínez, manifestó que «habrá que plantearse acciones más potentes para aumentar nuestra presencia allí, ya que quizá se la única forma de que el consumidor mantenga la demanda».
Desde el sector se tiene muy en cuenta que esta tasa impositiva del 25% que muchas operaciones comerciales serán totalmente inviables teniendo en cuenta los altos costes, además de que los ganadores y las queserías se verán también afectadas por esta medida. 

 

VINO

Más de 69  millones de euros exportados desde 1995 atestiguan la relevancia del sector. No es el principal mercado foráneo, pero sí uno de los de mayor expansión.
El director de Exportación y Marketing de Bodegas Félix Solís, Félix Solís Ramos, expone que el anuncio de la Administración Trump es «muy negativo», y en particular para la firma valdepeñera, ya que «exportamos el 60% de nuestra exportación, y entre ellos el 4% a Estados Unidos, que supone entre 7 y 8 millones de litros. Aunque no sea tan grande en volumen frente a otros países para nosotros Estados Unidos tiene una importancia estratégica muy grande». Es más, Félix Solís cuenta con filiales en Nueva York y Napa (California).
«Seguiremos apostando por Estados Unidos, tenemos que ver las medidas para compensar este efecto negativo» y además hacer frente a otros exportadores que no tendrán la imposición del arancel del 25%, como Argentina, Chile y otros países europeos como Italia, una coyuntura complicada dentro de un mercado y un producto con muchos factores en juego.
A la nueva barrera que supone el arancel se añaden las dificultades burocráticas de exportar a EEUU por medio del sistema ‘Three Tier System’. Sobre este punto, el director de Dehesa del Carrizal, Pierre-Yves Dessevre, subraya que «en la Unión Europea o en países asiáticos no es tan difícil exportar, mientras que en Estados Unidos es muy complicado», lo que unido a la tasa de importación provoca que «no demos mucha prioridad al mercado estadounidense, estábamos haciendo un gran esfuerzo sabiendo que es un gran país consumidor». 

 

INDUSTRIAS CÁRNICAS
Las industrias cárnicas han exportado a Estados Unidos desde 1995 por valor de 639.000 euros. No sólo es el menos afectado de los sectores implicados, sino que los productos estrella de los derivados del cerdo, los jamones, no están en la ‘lista negra’ de los aranceles.  
Con todo, la directora de exportaciones de Nico Jamones, Macarena Carrasco, subraya que «el mercado americano es un mercado interesante dado que ya representa el décimo destino de las exportaciones españolas», pero resalta al mismo tiempo que «es mucho más difícil exportar a EEUU que a otros países, ya que tienen unas regulaciones y unos requisitos mucho más exigentes, entre ellos  la exigencia de un veterinario oficial en planta permanentemente».
Nico Jamones sólo exporta a a Estados Unidos jamones en pieza entera y deshuesados, mientras que los productos afectados por el arancel del 25% son los jamones y paletas congelados, así como los artículos cocidos, envasados, preparados y conservados. Entre ellos, los embutidos de cerdo.
«Nosotros exportamos también a Europa, sudeste asiático, Norteamérica, Latinoamérica, América central, Oceanía y algunos países africanos», resalta Carrasco.
De acuerdo a los datos del Eurostat, las exportaciones de carnes de porcino europeas, sin incluir el jamón curado hacia Estados Unidos, han supuesto 241,8 millones de euros para la Unión Europea.
De esta forma, aunque la provincia no se vea seriamente afectada por esta imposición arancelaria, sí que obliga a replantear el destino norteamericano para los productos implicados en el actual contexto del mercado. 

 

ACEITE DE OLIVA
El aceite de oliva es uno de los productos agroalimentarios incluidos en la lista a los que se les impondrá el arancel planteado por el Gobierno de Estados Unidos.  El país norteamericano no entra dentro de la lista de primeros importadores, aunque los 4.2 millones desde 1995 no es una cifra desdeñable.
El director general del Grupo Montes Norte, José Luis Amores, resalta que «es algo más dentro de una situación complicada» y resalta que «llama mucho la atención la discriminación por países, la Unión Europea debería de tomar medidas», lo que provocará que el aceite de oliva español tenga que competir con el italiano, otro de los grandes exportadores de este producto que no ha sido incluidos dentro de los aranceles de la Administración Trump que sí afectan a España, Francia, Alemania y Reino Unido.
Los productos de Montes Norte pueden comprarse en Estados Unidos, pero esta cooperativa que se ha convertido en referente regional dentro de los sectores oleícola y vitivinícola regionales, opera a través de intermediarios.
 «Es un mercado complicado, para empresas de pequeñas dimensiones cuesta mucho entrar y cualquier cambio de normativa tira por tierra todo el trabajo realizado a lo largo de los años». Las exportaciones de Montes Norte se dirigen sobre todo a Italia, con el aceite de oliva a granel de cornicabraba, y en menor medida a Francia y China, ya «con pedidos concretos y puntuales».
El director general del Grupo Montes Norte subraya que «hay que buscar mercados exteriores porque producimos mucho más de lo que consumimos».
 


Las más vistas