El día de Santo Tomás

D. F.
-

Los sacerdotes de la Diócesis de Ciudad Real acompañan a la imagen de su patrón en un recorrido por las calles que rodean la Catedral de Santa María del Prado

El día de Santo Tomás - Foto: Pablo Lorente

La Catedral de Santa María del Prado reunió ayer a los sacerdotes de la provincia, que encabezados por el obispo, Gerardo Melgar dieron forma a la procesión en honor de Santo Tomás de Villanueva, patrón de la Diócesis de Ciudad Real. Desde minutos antes del inicio de los actos, el revuelo de las campanas festejaba la onomástica del santo de Villanueva de los Infantes.

La imagen salió a la calle portada en andas por detrás de las filas de religiosos y seminaristas que respondían a la letanía de los santos, que iba pronunciando otro de los sacerdotes mediante megafonía.

La procesión partió desde el interior de la Basílica-Catedral, donde el titular de la Diócesis se dirigió a los presentes para recordar «hemos sido convocados, en esta solemnidad de Santo Tomás de Villanueva para honrar como se merece a quien es el patrón de nuestra Diócesis de Ciudad Real», lo que se materializó a través de dicha procesión, con la que se buscaba poner de manifiesto su condición de «modelo y ejemplo para nuestra vida cristiana».

Tras las breves palabras del obispo, la comitiva se puso en marcha. En ella se encontraba la primera teniente de alcalde, Eva María Masías; así como la concejala del Grupo Popular Ana Muñoz Torija, que formaban por detrás del paso del santo y de Gerardo Melgar.

En el paseo del Prado numeroso público aguardaba la salida de un procesión que resultó muy diferente de las habituales. Muchos de estos fieles se sumaron a la comitiva que recorrió las calles Prado, Azucena, Reyes, Prado, pasaje Pérez Molina, Caballeros, Camarín, Prado y regreso a la Catedral.

En el templo principal continuó la celebración con una misa, en la que se incluyó un elogio de la figura de Santo Tomás de Villanueva tras la ofrenda, además de otras referencias en diversos momentos del acto.