En la diana del juego medieval

Nieves Sánchez
-

La plaza de toros acoge los torneos medievales para agasajar al comendador de la villa. Manzanares se vuelca en las VIII Jornadas Medievales para convertir esta cita en un atractivo turístico sólido

En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde

Las gaitas sonaron y el público enmudeció. Todos estaban concentrados en la zona de sombra esperando el momento de los caballeros, para que salieran a medirse en juego en los torneos con los que agasajar al comendador. En Manzanares hacía ayer calor. Eran las cinco de la tarde cuando la extensa comitiva medieval caminaba  desde el centro de Manzanares hasta la plaza de toros donde el público esperaba ya sentado. Andaban al son del bombo, la flauta y el tambor. El pueblo engalanado con sus mejores ropajes de la época  avanzaba dispuesto para participar en los torneos de las VIII Jornadas Medievales, que reunieron en el coso taurino a decenas de personas .

Había que ver de tirar el arco, la cuerda, el tiro de venablos y los torneos de caballería. Acabaron las gaitas y empezaron los caballos a trotar por el ruedo, en dos grupos, era el momento del juego de anillas y de tirar la lanza para dar en el blanco de la diana.

Un foco cuyo objetivo para el Ayuntamiento de Manzanares está claro desde hace  ocho años: el engrandecimiento de esta fiesta para lograr convertirla en un atractivo cultural y turístico sólido. «Nacieron de nuevas hace ocho años y nunca pensamos que iban a tener tanta repercusión, sobre todo por parte del asociacionismo local que pone tanto de su parte para que cada vez tengan más auge e importancia», explicaba ayer ilusionada la concejala de Cultura, Silvia Cebrián, que explicaba que el Consistorio sigue trabajando en ese objetivo de visibilizar y realzar cada año más estas fiestas para ahondar y valorar el pasado medieval de Manzanares.

En la diana del juego medievalEn la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde

Junto a Silvia Cebrián, ataviada como dama de la época, estaba minutos antes de empezar los juegos y a la espera de su arranque José Antonio Fernández Arroyo, comendador de las fiestas medievales desde hace dos años. «Cada año y gracias a las asociaciones, aumenta el número de participantes, ayer hubo unas 600 personas en la procesión de las Antorchas y además de toda España y eso significa que se están haciendo bien las cosas».

La actividad ayer no sólo estaba en la plaza, entre juego y juego, fuera, en los pasillos y en la calle, iban y venían niños y mayores, parejas, gente de Manzanares vestida del medievo, de la época de la Orden de Calatrava y los señores feudales. Sonrientes, contaban anécdotas de la noche anterior, mientras dos muchachas a la puerta de la plaza anunciaban a voz en grito refrescos y agua fresca al que entraba.

Manzanares conmemora estos días el nombramiento en su castillo de los alcaldes medievales,que solía hacerse por San Miguel. Una cita con su pasado que la localidad no quiere perder.

En la diana del juego medievalEn la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde

Más fotos:

En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde
En la diana del juego medieval
En la diana del juego medieval - Foto: Rueda Villaverde