Conjurados para un emotivo triunfo

Eduardo Gómez
-

La plantilla del Vestas Alarcos desea dedicar la victoria ante el filial del Barça a su técnico, Javier Márquez, tras el fallecimiento de su madre

La plantilla del Vestas Alarcos, antes de iniciar el encuentro con el Palma del Río. - Foto: Pablo Lorente

Semana complicada la que está viviendo el Vestas Alarcos por el reciente fallecimiento de la madre del técnico de la primera plantilla, Javier Márquez. Así, todos los integrantes de la misma se han conjurado para poder dedicar al preparador manzanareño la victoria de este domingo ante el Barça B en una de las pistas más complicadas de la categoría. Así lo confesó ayer su técnico ayudante, Luisma Moyano, que quiso transmitir de forma pública ánimos a Márquez en unos momentos tan complicados, un mensaje al que se sumó en nombre de sus compañeros Carles Asensio, que fue el jugador que compareció ante los medios en la previa del choque. 
Pero la vida continúa y Javier Márquez ya está dirigiendo a sus pupilos y viajará también a la Ciudad Condal. Tras la trabajada victoria ante el Antequera (27-25) en el Quijote Arena, los ciudadrealeños quieren asaltar por segunda campaña consecutiva el fortín azulgrana y reforzar la mora de cara a la semana que viene, que se presenta muy intensa, con los choques en el coliseo manchego de Copa del Rey ante el Liberbank Cantabria (miércoles 16, 20.30 horas) y de Liga frente al Amenabar (sábado 19, 19 horas).
El pivote Carles Asensio es uno de los refuerzos de la plantilla manchega para esta campaña y tiene pasado en el filial azulgrana, si bien, recuerda que el estilo de juego ahora del Barça B, ha cambiado mucho y ahora se basa en un ritmo vertiginoso.
Ambos conjuntos están empatados a cuatro puntos en la tabla y Asensio, admitiendo la dificultad de puntuar, también recuerda que «hay que jugar todos los partidos».
«Son jugadores muy jóvenes y con mucho talento y cada partido con ellos es un mundo. Después de ganar al Antequera estamos bien y con mucha motivación para prolongar esta dinámica positiva», analizó el pivote.
El jugador de Sant Quirze del Vallés asegura que en estas primeras semanas en Ciudad Real «me estoy encontrando muy bien. El grupo me ha acogido fenomenalmente y parece como si llevara aquí ya varios años».
Además, resalta la igualdad en una Liga «muy bonita en la que cualquiera puede ganar a cualquiera». 
La única duda para este choque en el Vestas Alarcos es Juan Lumbreras.