Los 28 detenidos por contrabando recurren el auto de prisión

Pilar Muñoz
-
Los 28 detenidos por contrabando recurren el auto de prisión - Foto: Rueda Villaverde

La juez envió a la cárcel a los arrestados por riesgo de fuga y destrucción de pruebas

Los abogados de la mayoría de los encarcelados en la operación contra el contrabando de tabaco han presentado recursos de apelación (ante la Audiencia Provincial de Ciudad Real) contra el auto de prisión. Según ha podido saber La Tribuna, los letrados alegan falta de motivación y no individualizar la causa, es decir que el auto sea genérico, arguyen.
La juez Ana Rubio de Manzanares que instruye la causa contra una organización internacional dedicada presuntamente al contrabando de tabaco ha encarcelado a 28 hombres detenidos en una operación llevada a cabo en el sur de España dirigida y coordinada por la Guardia Civil de Ciudad Real siguiendo el rastro de un incendio declarado en septiembre del año pasado en una nave del polígono industrial de Manzanares, como avanzó La Tribuna el pasado 3 de abril.
La mayoría de los detenidos son de nacionalidad ucraniana, también hay búlgaros y otros dos son españoles. Se les acusa de contrabando de tabaco, fabricación ilegal. A cinco de ellos se les acusa también de pertenencia a organización criminal y a tres además se les imputa un delito contra los derechos de los trabajadores.
La juez decretó para todos un auto de prisión provisional, comunicada y sin fianza por el riesgo de fuga y la destrucción de pruebas sobre todo en el caso de algunos.
Precisamente, abogados de la mayoría de los encarcelados alegan en sus recursos de apelación que el auto «no está bien motivado» porque el único criterio que sustenta el encarcelamiento es que casi todos los detenidos son extranjeros. Aseguran que sus representados no van a abandonar España y que van acudir siempre que sean citados y si se les deja en libertad provisional con la obligación de comparecer el 1 y 15 de cada mes mientras se instruye el procedimiento. Aseguran que la mayoría de los detenidos y encarcelados son meros trabajadores que han respondido a una oferta de trabajo, albañilería, electricidad. «No sabían nada de contrabando, de fábricas clandestinas para elaborar tabaco ni de banda organizada».
Todos dicen que llegaron un viernes a España, a la nave del municipio cordobés de Santaella, y el lunes 1 de abril fueron detenidos en el marco de una operación que se inició en Manzanares.