Panadero explora la Córdoba califal y el peso de las mujeres

D. F.
-

La escritora presenta en La Merced el libro 'La mujer en la Edad Media y otros 51 artículos de historia y relatos de ficción histórica', elaborado con una amplia documentación

Panadero explora la Córdoba califal y el peso de las mujeres - Foto: Pablo Lorente

La escritora Carmen Panadero hace una clara distinción entre la primera parte de la presencia musulmana en la Península Ibérica y la segunda. La primera de ella, que se corresponde con los cuatro siglos del emirato y el califato de Córdoba, así como los reinos de taifas que los sucedieron, fueron de amplia convivencia entre musulmanes y cristianos, «con altibajos, pero en general positiva». Mientras que los restantes cuatro siglos, a partir de las invasiones norteafricanas, de almorávides y almohades, la convivencia se tornó imposible. También para las mujeres fue diferente el paso de uno a otro periodo. De hecho, en el califato se crearon pensiones de viudedad y las mujeres estaban presentes en muchos gremios profesionales, en algunos casos de forma mayoritaria, lo que en aquel tiempo era impensable en los reinos cristianos del norte.

Panadero hizo estas apreciaciones a La Tribuna minutos antes de comenzar la presentación de su libro, La mujer en la Edad Media y otros 51 artículos de historia y relatos de ficción histórica, un acto que se desarrolló en el claustro del antiguo convento de La Merced.

La escritora reconoció su pasión por la historia, razón por lo que esta obra está dedicada a su profesora de historia, Pilar Calatayud Maldonado, presente en el acto. «De los profesores de historia que tengas depende mucho que sean capaces de transmitirte esa pasión por la materia y que veas la historia como algo vivo, emocionante», manifestó la autora.

Panadero reconoció que aunque la historia le ha gustado «siempre», se planteó escribir sobre ella «a partir de una visita que hice a Alarcos, cuando se descubrió la fosa de los despojos y aparecieron los esqueletos de las mulas mezclados con los de los cristianos», lo que le condujo a documentarse sobre la vida en aquella época.

En este sentido, reconoció que no se plantea escribir sobre historia, aunque sea para desarrollar una ficción, sin antes documentarse ampliamente, un método que le ha llevado a profundizar en cuestiones como los cordobeses desterrados del Mediterráneo, los orígenes de Fuenteovejuna, la rebelión de Omar Ben Hafsún en Bobastro, el periodo en que La Mancha era la principal frontera entre musulmanes y cristianos o el miedo que los almohades crearon en Al Andalus.


Las más vistas