La eficacia del Barça tumba al Movistar Inter

Eduardo Gómez
-

4
Movistar Inter
5
Barça
Finalizado
El conjunto azulgrana se impone a una escuadra madrileña que mereció mucho más en la primera semifinal de la Soliss 'Final Four' de la Copa del Rey de Fútbol Sala que se está celebrando en Ciudad Real.

El portero azulgrana Dídac fue una de las claves. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El Barça se ha convertido en el primer finalista de la Soliss ‘Final Four’ de la Copa del Rey de Fútbol Sala al imponerse al Movistar Inter (4-5) en un choque donde ha impuesto su eficacia. Los madrileños han dispuesto de muchas más oportunidades, pero la gran actuación del portero Dídac y su efectividad en ataque han sentenciado este primer duelo.

 

Los dos equipos llegaban tocados anímicamente a esta cita y eso se tradujo en la pista, con muchos altibajos en ambas escuadras y errores impropios de plantillas con esta calidad. Comenzó mandando Movistar Inter, aunque con el paso de los minutos la montaña rusa en la que se estaba convirtiendo el choque comenzó a favorecer a un Barça que encontró a Ferrao como principal argumento. Y así fue como el pivote brasileño, alcanzado el ecuador de este primer periodo, remató de espléndida volea en el segundo palo un saque de esquina para inaugurar el marcador. Movistar Inter, con una falta de intensidad defensiva alarmante, quedó muy tocado con este tanto y, sin solución de continuidad, recibió el segundo tras una rápida acción entre Joselito y el propio Ferrao.

Los jugadores de los dos equipos entran a la pista del Quijote Arena.
Los jugadores de los dos equipos entran a la pista del Quijote Arena. - Foto: Tomás Fernández de Moya

 

Parecía que lo azulgrana habían hecho lo más difícil, pero esto es fútbol sala, y en el inicio de una jugada Boyis se lió él solo y su intento de despeje golpeó en Ricardinho, que superaba a Dídac en uno de los goles más extraños que habrá marcado en su carrera, aunque con el mismo valor que todos ellos. Con 1-2 el partido entró en otra dimensión y solamente la falta de acierto impidió a Movistar Inter, que supo defenderse con cinco faltas siete minutos, igualar la contienda, incluida una acción de estrategia en el último segundo de Pola que Dídac repelió con los pies.

 

Ferrao celebra uno de sus goles.
Ferrao celebra uno de sus goles. - Foto: Tomás Fernández de Moya

El segundo periodo fue de dominio absoluto de los interistas, que se toparon una y mil veces con un inmenso Dídac. Y como el fútbol sala es una cuestión de acierto, en una rápida transición Adolfo batía por sorpresa a Jesús Herrero, que dio la sensación de que pudo hacer bastante más. Movistar Inter se levantó de la lona y redujo diferencias por medio de Pola, mientras Ricardinho comenzaba a sumarse a la fiesta con destellos del genio que es. Enfrente, Dídac se multiplicaba bajo palos en pleno asedio interista sin que el técnico azulgrana decidiese solicitar tiempo muerto. A 11.21 el Barça era castigado con la quinta falta y a nueve una innecesaria falta de Ferrao se convirtió en el primer doble penalti, que Gadeia estrelló en el cuerpo de Dídac. A 5.56 Movistar Inter cometía su quinta falta y en esa acción Esquerdinha abrochaba una jugada de estrategia con el cuarto gol barcelonista. Otra vez la eficacia como elemento diferenciador.

 

Una protestada falta de Sergio Lozano a Gadeia a poco más de seis metros y transformada por el propio brasileño apretó el final (3-4, m. 36). A 3.30, Movistar Inter dispuso portero-jugador y fue un asedio al que sólo le faltó el gol, el que sí tuvo Sergio Lozano a puerta vacía a 36 segundos para dejar en una anécdota el tanto de Solano a cuatro segundos para el final.