El Sescam deriva 139 operaciones por falta de especialistas

Hilario L. Muñoz
-

Las técnicas en centros privados marcan máximos por la carencia de profesionales en radiodiagnóstico para ecografías en la región

El Sescam deriva 139 operaciones por falta de especialistas

La falta de especialistas es el principal motivo por el que se derivan a la privada algunas operaciones en el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam). Así aparece indicado en el informe de programas especiales de lista de espera, presentado recientemente en las Cortes y argumentado el pasado jueves en un debate monográfico sobre el tema. En el documento se apunta que en Ciudad Real solo se derivaron 139 operaciones a la privada en 2018, la cifra más baja del último lustro, lejos por ejemplo de las 1.256 que se registraron en 2014 o de las 309 del pasado año. Todas estas derivaciones se produjeron en dos hospitales: Tomelloso, con 45 derivaciones a IDCQ, por la falta de un oftalmólogo; y a Alcázar de San Juan, 94, a IDCQ también ante las dos vacantes que hay en traumatología. Estas derivaciones a la privada en el plano regional crecieron de las 4.449 de 2017 a las 4.577 del pasado año, aunque en la comparativa con los datos de hace un lustro, en 2014 fueron 8.348. Con todo hubo menos derivaciones en 2016, la menor cifra de estos cinco años, con 3.964.
«Desde que el PSOE llegó al Gobierno regional, la estrategia clara era incrementar la actividad en los hospitales y la resolutividad del primer nivel asistencial, la atención primaria», explicó el director general de Asistencia Sanitaria, José Antonio Ballesteros, quien apuntó que el objetivo es reducir la lista de espera «por aumentos de la actividad y por optimizar al máximo los recursos». Los recursos externos se utilizan en menor medida al mejorarse la optimización, dijo Ballesteros, quien puso el ejemplo de consultas, donde no ha habido ninguna derivación desde el año 2015.
Ballesteros explicó que «hay dos grandes motivos que justifican la derivación a lo privado», uno de infraestructuras y otro de personal. El primero solo afecta a los hospitales de Guadalajara y Toledo, los dos donde se han incrementado las derivaciones a la privada, ya que faltan quirófanos «para operar el volumen de actividad que se está generando en consultas y técnicas». Esto implica que los actuales centros no pueden acaparar las operaciones fruto del aumento de técnicas, algo que se quiere paliar con las obras de los nuevos, en Guadalajara que aumentará en 7 quirófanos la dotación, y en Toledo donde habrá nueve más. «Si los recursos humanos se mantienen o se incrementan con las necesidades prevemos que no va a haber necesidad de utilizar el ámbito privado o concertado para sacar la lista de espera adelante», comentó el director general. El otro aspecto es el que influye a Ciudad Real con esa «escasez de recursos humanos» que puede ser bien puntual, tanto cirujanos como anestesistas, que son «una necesidad sobrevenida en toda España». «Disminuye la asistencia y se utiliza el convenio», indicó Ballesteros.
Para paliar esta situación el director general recordó que «Castilla-La Mancha tiene dificultades para atraer especialistas», tanto por las comunidades cercanas como por la ausencia de médicos internos residentes (MIR). «En la anterior legislatura lo que sucedió es que a diferencia del resto de España se desplomó la formación de MIR en la región en un 61 por ciento y eso significa que, ahora, están saliendo un 61 por ciento menos de residentes de los que salían hace cuatro y cinco años». El trabajo se ha desarrollado con una oferta de plazas,  del cien por cien que «tendrá resultado en tres, cuatro o cinco años», el tiempo de formación de estos MIR.
pruebas diagnósticas. El último aspecto que se deriva en la sanidad regional son las técnicas diagnósticas donde sí que ha habido un incremento en la provincia y en 2018 se marca el récord en los cinco hospitales de la provincia con 29.248 derivaciones a la privada. El caso es similar en toda la región debido a «la imposibilidad manifiesta de cubrir las ausencias de los facultativos especialistas de área», lo que ha llevado a un incremento de las ecografías, dice el documento.
El centro que más deriva es Ciudad Real con 19.046 pruebas que se han realizado en Cano Herrera Radiodiagnóstico e IDCQ, por las bajas laborales de dos especialistas y la reducción de jornada de otro. En Puertollano se han derivado 335 a Clínica El Prado, al contar dos plazas vacantes y una baja por maternidad, de siete plazas. En Valdepeñas son 1.254 las pruebas realizadas en Servicios Sanitarios Millenium, con una baja desde febrero. Por último en Tomelloso fueron 3.547 las derivaciones, por la falta de un facultativo, la mitad de la plantilla, y en Alcázar, fueron 5.066. Solo hay un centro sanitario de la provincia sin derivaciones, Manzanares, donde no hubo privatizaciones.